Espacios entre dientes ¿Es malo para la salud? ¿Qué soluciones hay?

Vamos a hablar sobre un tema muy familiar ya que gran parte de la población ha tenido o tiene separaciones entre 2 o más dientes, lo que técnicamente se conoce como diastemas.

Los espacios entre dientes están muy asociados en nuestra cabeza sobre todo a los dientes incisivos, ya que son aquellos que están más visibles. Pero el espacio dental puede ocurrir entre cualesquiera de las piezas que conforman nuestra dentadura.

Por suerte, es un problema que tiene solución y que además no requiere de atención inmediata, puesto que no es un problema grave, y de hecho en cierto modo estamos acostumbrado a ello, porque desde niños, cuando se portan los conocidos como “dientes de leche”, nos hemos visto con espacios dentales.

Cuando los dientes definitivos ya están bien formados, es cuando hay que ir pensando en abordar el problema y darle solución.

Los problemas de los espacios interdentales

Como bien hemos comentado, no origina problemas graves tener espacios entre dientes, pero si que se originan algunos pequeños problemas que puede agravarse con el paso de los años. Hemos hablado con el Dr. Gonzalo Navarro de Clínica Dental Navarro (clínica dental en Madrid) y nos ha comentado algunos problemas que pueden surgir:

  • Problema estético: Es el menor de nuestros males, pero en una sociedad como la actual, donde los cánones de belleza tienen influencia prácticamente sobre todos los aspectos de la vida, sería conveniente tenerlo en cuenta. Una sonrisa perfecta nos puede ayudar a tener mayor confianza en uno mismo, a mejorar nuestras relaciones sociales y afectivas e incluso puede ayudarnos en el trabajo si éste es de cara al público.
  • Caries dental y enfermedad periodontal: Son dos de las enfermedades derivadas de la actividad bacteriana que se produce cuando se acumula suciedad en los huecos que quedan entre dos dientes. Con una higiene completa y adecuada, no deberíamos tener problemas, pero es difícil alcanzar al 100% de los huecos interdentales, así que con el tiempo este tipo de problemas podrían aparecer.
  • Halitosis o mal aliento: Acumular restos de alimentos en los huecos entre dientes, puede dar lugar a experimentar problemas de mal aliento. Es por eso importante que si tenemos espacios entre dientes, usar hilo dental después de las comidas para retirar estos restos de alimentos y que no entren en el proceso que provoca el mal aliento.
  • Mal reparto de cargas: Cuando apretamos los dientes, bien para masticar, o bien como acto involuntario en personas bruxistas, los dientes se ven ejercidos a una presión que compensan en parte con los apoyos laterales, es decir, apoyándose en sus dientes más cercanos. Si hay espacio dental, la carga no se repartirá y los dientes se pueden exponer a una presión mayor de lo normal, lo que puede comprometer la supervivencia a largo plazo del diente.
problemas de los espacios interdentales

Pero ¿Por qué tengo los dientes separados? ¿Genética o mal hábito?

Es la gran pregunta que se hacen en un principio todas las personas que sufren de diastemas o separación dental ¿Por qué yo?

Según nos comenta el Dr. Carlos Álvarez, de Clínica Sonríe Granada, en todo esto hay un gran componente genético, es muy habitual encontrar a padres e hijos con el mismo espacio dental acentuado, por lo tanto en la mayoría de las ocasiones nos encontraremos con que de forma natural no podremos resolver este problema anticipándonos a él.

Si que hay algunos casos en los que, la separación dental se produce por actos involuntarios que hacemos, y que con el paso del tiempo derivan en este problema. Hay dos actos involuntarios que pueden influir en los espacios dentales: el bruxismo y el empuje fuerte con la lengua.

Son dos movimientos que puede que ni nos demos cuenta de que los hacemos, y que además son complicados de solucionar puesto que van asociados a otros factores como el estrés, la ansiedad, etc…

Soluciones para eliminar los espacios entre dientes

Por suerte, la odontología cada día avanza más y más, en la actualidad nos encontramos con diferentes soluciones que son capaces de eliminar estos espacios dentales, dejándonos una dentadura homogénea.

  • Ortodoncia: El auténtico clásico para solucionar los espacios entre dientes. Pero por suerte sus variantes ya no son tan clásicas, puesto que no tenemos que portar el clásico aparato de ortodoncia metálico con el que tantas pesadillas hemos podido tener de niño. En la actualidad existen soluciones de ortodoncia mucho más discretas. Primero aparecieron los brackets de cerámica estéticos, que ya se notan poco. Pero es que en la actualidad también existe la ortodoncia invisible, que a parte de notarse poco o nada, se puede quitar y poner por ejemplo para comer. En resumen, ya no hay excusas, la ortodoncia es una gran solución para solucionar espacios entre dientes.
  • Carillas dentales: En algunos casos concretos, según el tipo de separación dental, se pueden usar las famosas carillas dentales. Son finas láminas que se colocan sobre la estructura del diente natural. Tienen la ventaja de la inmediatez y de poder corregir otros problemas asociados a la estética dental, como son la forma y el color de los dientes. Su desventaja es que no tiene la durabilidad del diente natural, por lo que tendrá unos años de vida útil y con unos cuidados muy concretos.
  • Cirugía del frenillo labial: Cuando la separación dental es genética, uno de los posible causantes puede ser el tamaño del frenillo labial. Si recurrimos a la cirugía, podremos tener vía libre para poder juntar dichos dientes, aunque para ello tendremos que recurrir a la ortodoncia.

Conclusión, la separación entre dientes no es un problema real si cuidamos bien nuestra higiene bucal. El motivo principal para cerrar los espacios entre dientes es la estética. Si nos encontramos bien con nosotros mismos, no hay necesidad de abordar esto. Y siempre debemos seguir el criterio del dentista para decidir que pasos seguir o si no es necesario corregir las diastemas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: