Qué es la Telemedicina

Tal vez para algunos el término telemedicina sea poco usual o parezca algo innovador, pero la verdad es que lleva años poniéndose en práctica. La filosofía de la telemedicina se basa en curar a distancia. Como en los tiempos actuales la distancia no es un impedimento para lograr grandes cosas, tampoco lo ha sido para la medicina y sus pacientes.

¿Qué es la telemedicina?

La telemedicina es llevada a distancia por profesionales de la salud, con el uso de herramientas tecnológicas de apoyo que permiten mantener comunicación directa con el paciente. Para que funcione, es crucial que la información sea clara y precisa por ambas partes, de esta forma es posible dar diagnósticos, prescripción de tratamientos y obtener una cura segura.

Esto permite que en situaciones de viaje o migración de uno u otro, por ejemplo, se siga tratando con el mismo médico de confianza que conoce y lleva el caso. Asimismo, se evita el desplazamiento de un lugar a otro cuando se tiene sólo pequeñas dudas que pueden ser resueltas desde el hogar.

Esta alternativa, también tiene la premisa de una reducción de costos para el médico, y por lo tanto el paciente también se ve beneficiado en el pago de su consulta. Por supuesto, la telemedicina funciona mejor con algunas ramas de la medicina que otras, pasa por ejemplo, con la psiquiatría. A través de una comunicación completa, es posible dar con un diagnóstico correcto, así como supervisar el tratamiento y sus cambios.

Historia y actualidad

La telemedicina ya tiene más de un siglo practicándose, sólo que anteriormente no se le había dado un nombre. Desde el siglo XIX cuando se usó el telégrafo para comunicarse durante la Guerra Civil de Estados Unidos, con él se indicaban la cantidad de heridos y muertos, así como solicitud de medicamentos.

Más adelante, se utilizó el teléfono para acceder a información y así con el tiempo, la telemedicina se iba adueñando de artefactos funcionales que permitieran mantener el contacto. En 1950, se desarrolló material audiovisual que suministraba información de salud mediante la televisión, posteriormente, se fue implementando en distintos ámbitos y de acuerdo a las necesidades de ciertos sectores.

Hasta la última década, que es donde se evidencian más cambios y avances, al igual que un uso verdaderamente óptimo de la telemedicina con el fin de favorecer la salud. Hoy en día, con el internet se realizan consultas por correo electrónico, conferencias, transmisiones en vivo y cada vez se van sumando más.

Qué es la Telemedicina

Tipos de telemedicina

Según sea el caso y se requiera, existen al menos tres tipos de telemedicina nombradas hasta ahora:

Monitorización de pacientes

Es usado en pacientes que contengan enfermedades crónicas, para evitar movilizarlos y que puedan percibir su recuperación desde la comodidad del hogar. A menudo se monitoriza con aparatos especiales sus signos vitales, frecuencia, azúcar, entre otros y esos valores puede examinarlos el doctor desde el hospital.

Almacenamiento y envío

Esta se utiliza para enviar y recibir datos médicos en general, radiografías de pacientes para su lectura, así como resultados de los diagnósticos. También se aplica para enviar luego resultados de los exámenes a los pacientes, mediante correo electrónico. Ambos procesos antes ameritaban de impresión, traslado y tiempos de espera por su lectura, con esta opción se ahorra ambas cosas.

Cuidado interactivo

Se trata de una interacción en tiempo real entre médico, enfermeros y pacientes, para responder a dudas, consultas fugaces, verificación de la historia médica y más. Lo que en tiempo pasado ameritaba de una visita al hospital, para la búsqueda de un examen o resolver alguna interrogante respecto a sus resultados. Hasta ahora, se puede resolver gracias a la telemedicina interactiva que se ocupa de todo mediante video llamadas, interacciones telefónicas y aplicaciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: