Astigmatismo: ¿Qué es y cómo es la operación?

El astigmatismo es un problema ocular que se produce cuando la córnea presenta una curvatura irregular a lo largo de la zona, ocasionando complicaciones en la refracción. Cuando una persona padece astigmatismo, tendrá dificultad para ver de cerca y también de lejos. La persona percibirá con deformaciones las imágenes lejanas y cercanas.

Uno de los primeros síntomas es la visión borrosa. Se trata de un problema visual que aparece a temprana edad, razón por la cual es necesario que los más pequeños reciban atención y cumplan con un chequeo que descubra a tiempo el padecimiento, de forma que se pueda lograr el tratamiento más adecuado.

Una operación de astigmatismo en Madrid llevada a cabo por especialistas es una de las soluciones más adecuadas para superar por completo este problema visual. A continuación, te contamos en qué consiste el procedimiento, los cuidados posteriores y las perspectivas de éxito tras esta cirugía correctiva que se realiza de forma rápida y segura.

¿En qué consiste la operación para corregir el astigmatismo?

Para corregir la visión borrosa generada por el astigmatismo es posible iniciar un tratamiento temprano con gafas y lentes de contacto. Sin embargo, cuando la persona desea una solución definitiva, es necesario que se someta a una operación que corrija por completo el problema, la cual se puede desarrollar siguiendo diferentes técnicas.

Corregir el astigmatismo

El procedimiento se denomina cirugía refractiva y hay varias técnicas quirúrgicas capaces de minimizar los defectos de refracción, como las Técnicas de Superficie (PRK/Lasek) y con el uso de lentes intraoculares tóricas. La viabilidad de la cirugía y el tipo de procedimiento a seguir deberá ser  por un oftalmólogo especialista en cirugía refractiva.

Con la cirugía PRK se evapora el tejido corneal, lo cual permite que se le otorgue nuevamente una forma esférica a la córnea. De esta manera se logra eliminar el problema de refracción y el paciente recupera la visión sin dificultades. Existen otros procedimientos que pueden completarse, basándose en la evaluación previa realizada por un profesional cualificado.

Lente intraocular ICL

La lente intraocular ICL es la segunda alternativa disponible para tratar de forma definitiva el astigmatismo. Se refiere al implante de un lente en la zona anterior al cristalino, respondiendo a parámetros de cálculo del ojo que deben ser planificados con anticipación. Los pacientes con cataratas requieren de sustitución del cristalino y el implante de una lente intraocular ICL.

Cuidados post operatorios después de la cirugía por astigmatismo

Los cuidados posteriores a la operación son tan importantes como el procedimiento en sí mismo. Se trata de una operación segura, pero con ciertos riesgos y muy delicada, por lo cual el paciente tendrá que tener cuidados adecuados, así como cambios en los hábitos cotidianos. Por ejemplo, el lavado cuidadoso de las manos antes de tocarse la cara, el uso de colirio y evitar frotarse los ojos.

Se recomienda también el uso de gafas oscuras cuando el paciente vaya a exponerse al sol, especialmente durante las tres primeras semanas después de la realización del procedimiento quirúrgico bajo cualquiera de las técnicas mencionadas anteriormente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: