Claves para tener éxito con una franquicia

Decidir emprender puede ser una gran elección para quien quiere darle rienda suelta a su creatividad. Una vez que la decisión está tomada, la siguiente pregunta es casi natural: ¿es mejor lanzar una marca propia o apoyarse en una marca conocida, adquiriendo una franquicia? Y la respuesta puede ser más sencilla de lo que parece: el porcentaje de franquicias que cierra en sus primeros años de actividad es mucho menor al porcentaje de comercios independientes que no consiguen introducirse en el mercado.

En un entorno económico cada vez más competitivo, apostar por un modelo de negocio establecido, una marca conocida con un alto estándar de calidad puede ser una gran opción. Esto no quiere decir que esté libre de riesgos. Es por eso que explicaremos un poco más en detalle los elementos a considerar para tener éxito con una franquicia.

La preparación previa no es opcional

Es bueno pensar bien en varios aspectos antes de aventurarse en el mundo del franquiciado. Evaluar bien en qué sector emprender, cuánto es el capital inicial del que se dispone, y cuál es la capacidad real de adaptarse a los estándares de la franquicia deseada son las primeras preguntas que todo emprendedor se debe hacer. Hay que tener cuidado al momento de escoger el sector, porque la tentación de caer en una moda pasajera siempre está presente y hará falta algo de intuición para evitar caer en ella.

Informarse antes de actuar

Una vez que todo lo anterior haya sido definido, lo mejor es dejar de lado la intuición y pasar a la consulta de los datos, de la información disponible respecto a las posibles franquicias que podrías adquirir. Dirigirse a los Registros de Actividades Comerciales puede estar bien, pero lo que aportará contenido invaluable será hablar con otros franquiciados.

Rentabilidad: inversión inicial, financiamientos y ‘royalties’

Otro de los aspectos más importantes a tener en cuenta es la rentabilidad del proyecto. Algunas franquicias cobran un canon de entrada por la cesión de la marca y de sus modelos de negocio, otros en cambio apuntan a recibir ‘royalties’ en base a las ventas. Hay que tomar en cuenta hacia donde apunta el franquiciador: ¿le interesa más la eficiencia de la marca o las ganancias netas? Ten en cuenta también qué puede ofrecerte, pues muchos de ellos dan facilidades de pago, en cuotas.

El contrato: si no está escrito, no existe

Buscar asesoría antes de firmar el contrato es siempre una buena idea. El contrato de franquiciado es donde se define qué recibe el franquiciado y qué debe darle a cambio al franquiciador, pero sobre todo se establecen los mecanismos de resolución de disputas y la respectiva jurisdicción de competencia. Otros aspectos importantes se refieren a la exclusividad de la marca, los límites de traspaso y podría haber consideraciones incluso en lo concerniente a la elección del local. Según el marco legal vigente, el franquiciador debe proporcionar toda la documentación con al menos 20 días de anticipación. Tiempo más que suficiente para analizarlo solo, o consultarlo con un experto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: