¿Cómo organizar un viaje en ferry con los niños?

Al contrario de lo que muchos podrían pensar, una travesía en ferry es bastante cómoda y sencilla para los más pequeños. El trayecto en barco puede resultar mucho más atractivo para los niños que horas de encierro en un coche, bus o una cabina de avión en la cual se podrían sentir más encerrados e incómodos. En un barco tienen la libertad de recorrer las instalaciones de la nave y sentir la libertad propia de desplazarse sobre el mar.

En este artículo hemos creado un pequeño manual con el cual podremos planificar correctamente un viaje en ferry con niños. La central de reservas online, además de ofrecernos la posibilidad de reservar un billete a cualquier destino de Europa y el norte de África, también nos ofrece una serie de recomendaciones relacionadas con la organización de nuestro viaje.

Antes del viaje

Como ocurre en todas las vacaciones, la planificación previa es un asunto fundamental. Desde el ferry barcelona tienes una amplia variedad de conexiones disponibles, con destinos de impresionante belleza. Elige el destino y utiliza una web de reservas para completar el proceso de reserva y asegurar tus billetes con suficiente antelación.

También tendrás que preparar toda la documentación que necesitas, tanto de los adultos como los niños que te acompañan. En cuanto al equipaje, este medio de transporte ofrece la ventaja de permitir una mayor cantidad de equipaje, por lo que la tarea de entretener a los pequeños en un trayecto largo se vuelve mucho más sencilla, ya que podemos llevar muchos de sus juguetes.

planificar viaje en ferry con niños

Dentro del barco

Llegado el momento de embarcar, asegúrate de llegar con al menos unos 90 minutos de anticipación, de manera que el abordaje transcurra sin ninguna clase de inconvenientes. Una vez dentro del barco, recorre las instalaciones con ellos y muestra todas las zonas en las cuales pueden divertirse así como el comportamiento que deben tener para aumentar su seguridad.

Lo más habitual es que la nave cuente con WiFi, zonas de carga para dispositivos electrónicos, servicios de restauración y actividades divertidas para los más pequeños, así que el viaje no será nada aburrido para ellos. Por supuesto, es parte de la tarea consultar si el barco que nos interesa cuenta con estas comodidades antes de realizar la reserva.

¿Y qué hay del descanso?

Cuando el recorrido es largo, también será necesario que adultos y pequeños descansen. Es por ello que resulta una genial idea incluir una cabina en nuestra reserva, lo que nos permitirá contar con un espacio privado para descansar y hacer descansar a los pequeños. Esto es especialmente necesario cuando viajamos con bebés que necesitan mayor cantidad de horas de sueño.

Finalmente, asegúrate que los pequeños se encuentren atentos a la llegada del barco a los puertos que visiten. Encuentra el lugar perfecto en la cubierta para disfrutar del acercamiento a la costa y el puerto. Con todo esto en mente, es probable que toda la familia logre disfrutar de unas vacaciones menos estresantes que cuando se viaja por tierra o aire.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: