¿Quieres convertirte en un jugador de póker? Te damos algunos consejos básicos… hasta convertirte en millonario

Este juego de cartas se ha popularizado en los últimos años merced a los avances tecnológicos y a los grandes eventos que se celebran en donde incluso participan no ya jugadores profesionales conocidos dentro del sector, sino futbolistas famosos que han contribuido a poner en el mapa al póker, aunque no es nada sencillo convertirte en un ganador, ya que es necesario un tiempo largo de aprendizaje.

Los avances tecnológicos han volteado todos los sectores, y eso incluye al ámbito del sector del juego, dando vía a una apertura online en detrimento de una asistencia presencial. La nueva tecnología no sólo significa globalización, sino un aumento del interés por determinados juegos de cartas, como el juego de póker. Antiguamente, apenas existían noticias de jugadores profesionales, escasos libros que avanzasen cómo desenvolverse con estos naipes y mucho menos de grandes eventos a los que asistir de manera presencial y, ahora, de manera virtual. La sociedad está cambiando a velocidad de vértigo y el póker no es una excepción. Hoy en día, muchos jóvenes muestran un inusitado interés por este juego de cartas. Veamos algunos consejos básicos para iniciarse como jugador sobre un tapete verde.

Los millones llegan con el tiempo

A diferencia de tiempos prehistóricos, mucha gente se siente en la silla y frente al tapete con bastantes noticiones sobre el póker, bien porque hayan leído algún libro o porque, y es lo más probable, haya adquirido conocimientos a través de navegar por alguna de las páginas existentes sobre póker; e incluso haya practicado en alguna partida en la que no haya sido necesario jugarse unos euros. Eso sí, salvo que el aprendizaje sea muy rápido, convertirse en un jugador de póker con recursos conlleva un tiempo, pues estamos ante un juego donde hay que saber templar los nervios, saber llevar una estrategia adecuada y leer correctamente las cartas e interpretar las innumerables combinaciones posibles. Es decir, nada de hacer millonario en la primera partida en la que participemos, ya que el póker no es un juego de suerte, aunque conviene, lógicamente, tenerla a favor.

De momento, mientras dibujamos esa curva de aprendizaje y llega nuestro momento de ser poderosos sobre el tapete verde, veamos algunos de los consejos básicos a considerar cuando empezamos a movernos con estos naipes de póker. Lo principal es conocer las reglas básicas del juego y todo lo que le rodea. Y no es sencillo. Hay que saber entenderlas, comprenderlas y ponerlas en práctica. Saberse el reglamento es costoso, pero muy necesario en nuestro aprendizaje como jugador de póker. Otro paso necesario es mirar videos sobre póker, en donde podremos aprender de los mejores jugadores y ver sus estrategias y cómo mueven las cartas sobre el tapete.

Videos e internet

Hoy en día, con las nuevas tecnologías, podemos ver innumerables videos, e incluso ver videos en donde jugadores famosos explican como iniciarse y profundizar en este mundo del juego online. Y aunque sea online, también deberíamos consultar algunos libros sobre este juego, porque seguramente nos aporte otro plus de información. El póker es un juego en donde cuanta más información tengamos, será mucho mejor para nuestro aprendizaje.

Con esta información bien aprendida, podremos también unirnos a algún grupo de amantes de este juego de naipes. El juego, además de socializar, será iniciarnos en nuestras primeras prácticas reales (antes podemos haber practicado en internet) y continuar aprendiendo otros conocimientos que nosotros no tendremos, pero sí tendrán otros integrantes de este grupo. Lo mismo puede decirse de unirse en un foro. Aparte de aprender, podremos intercambiar ideas, opiniones y comentar artículos leídos o repasar videos sobre jugadores profesionales.

Escuelas de póker para profesionales

Si queremos avanzar de una manera más profesional, también podemos inscribirnos en una escuela de póker, que existen y en donde ir haciendo una cierta carrera como sucede con cualquier otra actividad laboral. Este paso, seguramente, es de obligación para aquellos jóvenes que sí tienen enfocada su vida laboral en este juego. En este sentido, hay academias de pago y otras donde no se exige tanta inversión en la matrícula (otra opción, un tanto menos recomendable en este camino, es recurrir a los tutoriales). El póker, como decíamos, es un juego de cartas que exige un gran peso de aprendizaje, a diferencia de lo que puede suceder en otros juegos de cartas. Jugar y jugar es otro aliado de nuestro aprendizaje. La práctica es muy necesaria.

La práctica es otro plus

Decimos que la practica es muy necesaria porque deberemos aprender el significado de ciertas jugadas o manos. Enumerémoslas: pareja, color, escalera de póker, trío o el famoso full. Y saber cómo combinarlas, cómo llegar a tener esa mano y cómo saber obtener el mejor beneficio se aprende a base de moverse entre cartas y tapetes de color verde.  Una vez que tengamos ese aprendizaje y experiencia sobre el tapete, debemos saber en qué casinos presenciales y online debemos jugar. Nada de experimentos, y mejor adentrarse en casino con un cierto renombre en el mundo del póker. Y un último consejo, como sucede con cualquier otro juego de azar: es necesario saber nuestro presupuesto, cómo manejarlo y saber cuándo es conveniente apostarlo todo y cuando debemos retirarnos. Y siempre tener presente que ser un jugador de póker exige un tiempo largo, no se aprende de la noche a la mañana.

Superado ese tramo, entonces estaremos preparados para aumentar nuestra cuenta corriente ganando manos de manera solvente. Y quién sabe si lograremos superar esa barrera de los 15 millones de dólares, el premio más grande dado en una partida de cartas, celebrada en Mónaco, y en donde participaron algunos de los jugadores profesionales más famosos del mundo del póker. O quién sabe si lograremos menos dinero, pero formaremos pareja de cartas con Piqué, Vidal o Neymar, algunos de los futbolistas que se han dejado ver por eventos de primer nivel, reforzando sus niveles de competitividad sobre otro tapete, también verde, claro está.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: