Implante de conducción ósea: lo que debes saber

Un implante de conducción ósea es un dispositivo que realiza la transmisión del sonido a través del hueso craneal, llevándolo directamente al oído interno. Se fabrica en titanio y cuenta con dos partes, una que se coloca quirúrgicamente por debajo de la piel y un procesador auditivo externo que se coloca por detrás de la oreja.

El procesador de audio externo se mantiene unido al implante de conducción ósea por medio de atracción magnética. Este procesador de audio es el encargado de captar el sonido y transmitir las ondas vibratorias hacia el implante, el cual se encarga de transferirlas a la cóclea, una de las estructuras del oído interno y medio.

Gracias a este mecanismo de conducción ósea es posible enviar al oído interno sonidos nítidos, mejorando la calidad de audición de pacientes afectados por sordera unilateral e hipoacusia conductiva.

¿Cómo funciona un implante de conducción ósea?

Cuando una persona tiene un daño sobre el oído externo o medio, tendrá dificultad para recibir correctamente el sonido proveniente del exterior. El implante de conducción ósea se encarga de solucionar este inconveniente y lo logra gracias a un mecanismo que funciona con tres componentes esenciales:

  • Procesador de sonido externo, encargado de captar y transmitir el sonido.
  • Conexión magnética entre el procesador externo y el implante.
  • Implante interno, encargado de transformar las vibraciones eléctricas y transformarlas en mecánicas para conducirlas al oído interno.

¿Cuáles son los beneficios del uso de un implante de conducción ósea?

Según los diferentes estudios clínicos y años de experiencia en millones de pacientes a nivel mundial, se tiene la certeza de que el uso de un implantes de conducción ósea supone los siguientes beneficios para pacientes afectados por hipoacusia y sordera unilateral, ayudándolos a:

  1. Escuchar mejor, incluso en ambientes ruidosos.
  2. Experimentar un sonido claro, limpio y más natural. Esto es debido a que eludir la parte dañada del oído permitiría disminuir la cantidad de amplificación necesaria para escuchar bien.
  3. Escuchar el sonido del mismo modo que si vinieran de ambos lados.
  4. Ser más consciente del entorno e incrementar la posibilidad de escuchar sonidos importantes.
  5. Escuchar música con un sonido de calidad y que se siente natural.
  6. Compatible con resonancias magnéticas hasta un nivel de 1.5 tesla.
  7. Facilidad de uso y posibilidad de mejorar la audición desde el mismo instante en que se realiza el implante.
  8. No genera riesgo de complicaciones cutáneas ni infecciones.

Para saber si una persona es una candidata perfecta para un implante de conducción ósea, es precisa la evaluación de un profesional, el cual realizará un estudio de la pérdida auditiva. Esta clase de implante es recomendada para pacientes con pérdida auditiva mixta, pérdida auditiva conductiva o sordera unilateral.

También es un procedimiento recomendable en niños a partir de los cinco años de edad, ayudándoles a mejorar de forma considerable su calidad de vida. Esta clase de aparatos le ayudaría en el proceso de desarrollo del lenguaje y, a largo plazo, tendría incidencia en su desempeño social y académico.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: