La importancia de los juegos infantiles en el desarrollo cognitivo de los niños

El juego es una actividad natural del ser humano a cualquier edad. No obstante, resulta algo fundamental para el desarrollo cognitivo y el aprendizaje de los más pequeños, pues impulsa la imaginación mientras le permite explorar el ambiente y desarrollar su creatividad, así como nuevos conceptos y experiencia de vida.

Dado que los niños invierten una buena cantidad de su tiempo libre en jugar, se han creado diferentes juegos infantiles con fines didácticos y adaptados a los diferentes grupos de edad. De esta forma, cada juego contribuye a la maduración psicomotriz, física y cognitiva de los más pequeños, además de afirmar vínculos con sus padres y otros niños en su rango de edad.

Beneficios de los juegos infantiles en el desarrollo cognitivo

Sabemos que con el juego se aprende y retiene con mucha mayor facilidad la información y resulta útil para crear asociaciones positivas. Sin embargo, son muy amplios los beneficios que se obtienen a partir de los juegos infantiles, especialmente desde el punto de vista del desarrollo cognitivo.

Fomenta el aprendizaje

Los juegos se presentan como el escenario perfecto para enfrentarse a nuevas experiencias y fortalecer el pensamiento lógico y analítico. En el caso de los juegos de construir, es posible que los niños descubran habilidades motoras interesantes, mientras que por imitación y repetición consiguen aprender a resolver problemas cotidianos relacionados con su entorno.

Mejora la capacidad de comunicación

A través del juego, los niños se ven en la obligación de interactuar con sus pares, expresándose, escuchando y prestando atención para poder responder con las palabras adecuadas. Las sesiones de juego favorecen el desarrollo de habilidades de comunicación, mejoran la pronunciación, amplían su vocabulario y todo esto lo logran mientras se divierten.

Potencia el desarrollo cognitivo

El juego tiene la capacidad de potenciar la creatividad y la imaginación, dos elementos clave para el desarrollo cognitivo de los niños. Según diferentes estudios, los niños que juegan con frecuencia logran mantener una salud mental positiva y consiguen desarrollar vínculos sólidos y crear lazos de amistad con sus pares.

Discriminación de formas

Aquellos juegos que involucran acciones físicas o manipular objetos, tienen la capacidad de favorecer en el niño la discriminación de formas, el reconocimiento de colores, texturas, formas y tamaños, por lo cual el juego es una actividad importante para el desarrollo sensorial y mental desde la temprana edad.

Mejora la exposición de las ideas

Cuando los niños tienen la oportunidad de jugar e interactuar con otros, tienden a estar abiertos a las posibilidades y mejoran su capacidad para desarrollar hipótesis que puedan presentar a los adultos para justificar sus propios intereses o acciones. Cierta clase de juegos despiertan la curiosidad, favoreciendo la generación de ideas.

Además de todo lo anterior, también se agudiza la memoria y se incrementa la capacidad de concentración. Es por eso que el juego no solo es una actividad de ocio, sino que también resulta un elemento indispensable para el aprendizaje, pues los niños se entregan con mayor placer a las actividades lúdicas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: