Un estudio confirma que las mascarillas no dificultan la respiración durante el ejercicio

Durante la práctica deportiva aumenta la respiración y se lanzan mayores cantidades de aerosoles, que podrían tener carga viral del Covid-19. Sin embargo, las instituciones incluyeron la práctica de ejercicio físico como una de las excepciones para llevar mascarilla, pues se pensaba que esta podía interferir de una u otra manera en la función respiratoria.

Sin embargo, un estudio realizado por investigadores estadounidenses y canadienses ha demostrado que los efectos de usar la mascarilla durante el ejercicio en la función respiratoria, el dióxido de carbono o niveles de oxígeno en sangre son mínimos, demasiado pequeños para ser detectados. 

Aseguran que se trata de una percepción sensorial y que llevar mascarilla durante la práctica deportiva no afecta a la función cardiopulmonar en personas sanas. La única excepción a esta afirmación tiene lugar en las personas con enfermedades cardiopulmonares graves, las cuales, ante una resistencia adicional a la respiración o cambios mínimos en los gases sanguíneos pueden sufrir una disnea que afecte notablemente a la práctica de actividad física.

En muchos deportes se ha decidido no usarla

Y entre los deportes más populares se encuentra el fútbol, donde se ha establecido que una vez dentro del campo los jugadores pueden retirar la mascarilla. Siendo los jugadores del banquillo los únicos que deberán llevarla. De esta manera se pretende que los futbolistas jueguen cómodamente y que la mascarilla no resulte un elemento incómodo a la hora de jugar.

Una condición que los entrenadores ven más que necesaria ya que temen que su uso pueda condicionar en cierto modo el juego y el propio partido. Y es que, desde cuando se pueden hacer apuestas online, los jugadores y el mismo equipo están sometidos a más presión por parte del público y por ello la finalidad del club en sí es que los resultados de cada partido estén siempre a la altura de lo esperado y de todo pronóstico. 

Por ello aunque la mascarilla no suponga un obstáculo para la eficiencia de este deporte, los entrenadores prefieren que no se use, siempre y cuando la ley lo permita. De esta manera se auguran que los jugadores jueguen en las mismas condiciones de siempre, evitando también distracciones. Al final, al tratarse de un espacio al aire libre con muchísima distancia de seguridad entre los participantes, es posible jugar sin mascarilla sin correr ningún tipo de  peligro.

En el baloncesto también es posible jugar sin mascarilla, al igual que el tenis en el cual la gran distancia entre jugadores hace que sea aún más seguro, considerándose uno de los más seguros en cuanto a distancia social. Sin embargo, esta condición se aplica únicamente a deportes profesionales, siendo el resto deportes diferentes con uso de la mascarilla obligatorio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: