10 consejos para tener un oído sano siempre

La higiene del oído es importante, pero también lo es la seguridad frente al ruido y las lesiones. Los oídos son la parte más visible del sistema auditivo humano.

Cuidar los oídos es importante para prevenir y tratar infecciones, así como para evitar ruidos innecesarios y prevenir una posible pérdida auditiva. Hay que tener en cuenta que, una vez que la audición se ve dañada, esta desaparece para siempre. Y, aunque gracias a los audífonos invisibles es fácil encontrar una solución para tratar la sordera, es preferible evitarla, en la medida de lo posible.

Usa tapones para los oídos cuando haya ruidos fuertes

El ruido en entornos de trabajo o de ocio puede provocar pérdidas auditivas. De ahí la importancia de evitar los entornos demasiado ruidosos o, en su caso, protegerse usando tapones y otros dispositivos adecuados.

Baja el volumen de tus auriculares

Según la Organización Mundial de la Salud, 1.100 millones de adolescentes y adultos jóvenes en todo el mundo corren el riesgo de sufrir una pérdida de audición inducida por el ruido debido al uso incorrecto de dispositivos de audio.

Para evitar esto, reduce el volumen de la música que escuchas en tus auriculares. La sugerencia es escuchar con auriculares a no más del 60% del volumen durante un máximo de 60 minutos al día.

Dale tiempo a tus oídos para que se recuperen

 Si has estado expuesto a ruidos fuertes durante un período de tiempo prolongado, tus oídos necesitan tiempo para recuperarse. Por eso es bueno descansar al menos 5 minutos cada hora que se esté expuesto a mucho ruido.

Además, los investigadores han descubierto que los oídos necesitan un promedio de 16 horas de silencio para recuperarse de una jornada ruidosa.

No uses bastoncillos de algodón para limpiar tus oídos

Muchas personas usan bastoncillos de algodón para limpiar la cera del canal auditivo, pero esto no es aconsejable. Un poco de cera en los oídos no solo es normal, sino que también es importante. Los oídos son órganos autolimpiantes y la cera evita que el polvo y otras partículas dañinas entren en el canal. Además, insertar cualquier cosa dentro de los conductos auditivos puede dañar órganos sensibles como el tímpano. En su lugar, en caso de exceso de cera, es mejor utilizar otros productos específicos para este fin.

Cuidado con ciertos medicamentos  

Ciertos medicamentos, como los antiinflamatorios no esteroideos (como la aspirina, el ibuprofeno y el naproxeno), a veces pueden contribuir a la pérdida de audición. Habla con tu médico sobre esto.

Mantén tus oídos secos

El exceso de humedad puede permitir que las bacterias entren y ataquen el canal auditivo. Asegúrate de secarte suavemente los oídos con una toalla después del baño.  

Haz ejercicio

 Los ejercicios cardiovasculares como caminar, correr o andar en bicicleta hacen que la sangre bombee a todas las partes del cuerpo, incluidos los oídos. Esto ayuda a que las partes internas de los oídos se mantengan saludables.

Cuida tus niveles de estrés

 El estrés y la ansiedad se han relacionado con el tinnitus temporal y permanente y ejerce mucha presión sobre los nervios, el flujo sanguíneo, el calor corporal y más.  

Hazte un chequeo de vez en cuando

La audición necesita un chequeo periódico por parte de un médico. La pérdida auditiva generalmente progresa gradualmente a menos que sea causada por un trauma severo. 

No fumes

Algunos estudios han demostrado que los fumadores tienen un riesgo un 60 % mayor de pérdida de audición en comparación con los no fumadores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: