Tendencias de arquitectura en 2020 y 2021

Las tendencias arquitectónicas en 2020 y 2021 tienen una cosa en común: un compromiso con la arquitectura sostenible en las viviendas de diseño. La sociedad en general avanza hacia el compromiso medioambiental con las tendencias arquitectónicas que apuestan por materiales reciclables, edificios autosuficientes e instalaciones ecológicas de todo tipo. Pero hay otras tendencias en arquitectura que presentamos a continuación. Veamos las propuestas que llegan para quedarse y estarán de moda en la arquitectura durante mucho tiempo. 

Estilo industrial en la arquitectura residencial

Se define por formas asimétricas en la construcción, tanto en edificios residenciales como en otras infraestructuras urbanas. Se caracteriza por la combinación de hierro, madera, aluminio e incluso plástico reciclado, lo que abarata la construcción. La sencillez de las líneas y la ausencia de elementos superficiales también son características del estilo industrial.

El nuevo minimalismo 

La tendencia del minimalismo en la arquitectura se traduce en una apuesta por las formas simples utilizando materiales modernos y vanguardistas. Los proyectos minimalistas tienen una gran demanda para hogares y hoteles, así como edificios de oficinas y centros comerciales. Es una tendencia que utiliza materiales de calidad para garantizar un aislamiento térmico y acústico que se traduce en la reducción de costes y beneficios ambientales.

© 2019 Santa Clara

Domótica y viviendas inteligentes

Ésta es una tendencia en aumento, tanto para los edificios nuevos como para los renovados. Existe una demanda creciente de sistemas automatizados para controlar la temperatura, la iluminación o la seguridad del hogar. Un edificio inteligente ofrece a sus usuarios una mayor comodidad y reduce las facturas de consumo energético y de agua. La arquitectura domótica es un reflejo de la conciencia social por la protección del medio ambiente y la necesidad de consumir lo realmente necesario.

Espacios abiertos y versátiles

Desde el residencial Santa Clara, una excepcional promoción de 68 Chalets pareados para vivir en Alicante, aseguran que integrar los diferentes espacios de la vivienda para crear ambientes diáfanos y versátiles es cada vez más demandado por el publico. Esta solución permite aprovechar más metros, los que ganas gracias a los tabiques eliminados, y espacios muy prácticos para toda la familia. La integración de la cocina y el salón es más habitual en apartamentos de pocos metros. En el mercado existen muebles abatibles y retráctiles que te ayudan en estos casos a pasar de uno a otro de forma natural.

La cocina es la nueva protagonista

La cocina es tradicionalmente la parte más habitada de la casa. Ahí preparamos los alimentos y en muchas ocasiones la familia se reúne para comer. Pero también es el lugar favorito para que los niños jueguen o para que los invitados tomen un aperitivo. Es por eso que las tendencias arquitectónicas de 2020 dan importancia a la cocina, aumentando sus dimensiones y abriéndose al salón comedor.

© 2019 Santa Clara

El baño es un lugar para relajarse

El baño ya no es solo el espacio dedicado al cuidado personal. Hoy en día, este espacio se considera el lugar ideal para relajarse después de un duro día de trabajo. Dónde desconectar de la realidad y reconectar con uno mismo durante una ducha que liberará nuestras tensiones. Y todo ello gracias al diseño y la decoración. Las nuevas tendencias en baños apuestan por revestimientos en colores muy claros o blancos, con azulejos que facilitan la limpieza y nos aportan calma y serenidad. La ducha se convierte en la principal protagonista del baño, ya sea cabina de hidromasaje o mampara. Es importante que tenga las dimensiones necesarias para que su uso sea cómodo para todos los usuarios.

Protagonismo de suelos y paredes   

Estos elementos decorativos juegan un papel más importante en las tendencias arquitectónicas de 2020. Se imponen revestimientos con azulejos de calidad que imitan diferentes materiales por su funcionalidad.

Blanco, siempre blanco

El blanco en sus diferentes tonalidades sigue siendo el protagonista del interiorismo minimalista, solo o combinado con otros colores como el negro, mostaza o gris. En revestimientos de paredes y pavimentos, aporta luminosidad a las estancias y las agranda visualmente. Además, refleja toda la luz recibida, por lo que se recomienda en el caso de habitaciones o interiores pequeños y oscuros. Usado sabiamente, por ejemplo en azulejos de baño, el blanco ofrece un excelente resultado estético.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: