Tipos de cojines antiescaras

¿Cuánto tiempo pasas sentado a lo largo del día? Quizás no te habías parado a pensar en ello, pero si trabajas en una oficina o frente a un escritorio, notarás contracturas o tensiones musculares muy a menudo. Esto puede ser provocado por las malas posturas. ¿Cuál es la solución? Escoger un soporte que mantenga la columna vertebral en una correcta posición, una postura beneficiosa para la salud.

Esta postura cómoda la asegura un cojín antiescaras, que permite una mejor tolerancia de la posición sin provocar daños posturales o en la piel. Su función es prevenir úlceras producidas por la presión gracias a la efectiva distribución de las presiones. La zona del cuerpo que mayor riesgo tiene de padecer escaras o úlceras es la sacra. Para evitarlo, existen diversos tipos de cojines antiescaras que se adaptan a unas necesidades específicas. Estos son los que puedes encontrar en el mercado:

Cojín antiescaras preventivo

Los cojines antiescaras preventivos son cojines fabricados con fibra hueca siliconada conjugada y son los más básicos. Son antimicrobianos, transpirables, impermeables, bielásticos e ignífugos, y permiten la circulación del aire, evitando así que se produzcan malos olores.

Este tipo de cojín ergonómico está recomendado para personas que muestran un bajo riesgo de padecer escaras, es decir, aquellas que pasan bastante tiempo sentadas pero que se encuentran bien físicamente y no tienen problemas habituales en la piel.

Cojín antiescaras viscoelástico

Te sonará la palabra ‘viscoelástico’, y es que, muchos colchones están diseñados con viscoelástica, un material que recuerda la posición del cuerpo. Los cojines antiescaras viscoelásticos son la elección perfecta para quienes van en silla de rueda o aquellos usuarios que tienen un riesgo alto de padecer escaras.

Estos cojines presentan una forma anatómica con espuma inyectada de alta densidad que ofrece un efecto memoria. Esto consigue distribuir el peso de la persona que lo utiliza y ser eficaz evitando las presiones sobre determinados puntos del cuerpo y, por tanto, evitando lesiones.

Cojín antiescaras de aire

Estos cojines están formados por celdas de aire, como su propio nombre indica. Estas celdas consiguen que el cojín se adapte a la forma de la persona, haciendo que la presión se mantenga en las zonas que tienen menos riesgo de sufrir escaras y reduciendo las presiones máximas. Las celdas de aire están diseñadas en forma de nido de abeja, lo que aumenta la superficie de contacto y es más beneficioso para repartir las presiones.

Este cojín se fabrica en dos versiones diferentes: con válvula y con doble válvula. Esto posibilita la rectificación de los desequilibrios de la pelvis en la persona al sentarse y mejora el control de la postura. Para hinchar más o menos el cojín hay que tener en cuenta el peso de la persona que lo va a utilizar y la superficie de contacto de su cuerpo con el mismo. Estos cojines están fabricados para personas que padecen algún tipo de enfermedad y permanecen siempre sentados o acostados. Estos usuarios son los que presentan mayor riesgo de sufrir úlceras por la presión.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: