Trucos para que aguante más la tinta de impresora en casa

Es una realidad que la mayoría de los documentos en la actualidad se envían en formato digital, pero eso no quiere decir que de vez en cuando la impresión no sea necesaria, y es ahí donde los costes se tienen que calcular de forma adecuada para que salga siempre a cuenta, para que la tinta no sea tan costosa y, por supuesto, para alargar su utilidad.

Desde luego, todas las tintas de calidad, sin distinción de marca, están diseñadas para una cantidad de páginas impresas determinada. Cada marca y tipo tienen su duración, pero además, esta puede ser igual o mayor de acuerdo con un uso inteligente de la misma. Ni qué decir que puede durar menos de lo normal, sobre todo cuando no se aplican los trucos más efectivos para ahorrar.

Tintas de calidad

Lógicamente, una impresora es económica en comparación con lo que puede suponer el gasto total de consumibles a lo largo de su vida útil. Y es que las tintas suelen ser más costosas, pero eso no quiere decir que sean de calidad, y menos en la realidad de mercado actual, donde hay demasiadas marcas low cost que pueden no valer la pena.

Entonces, el primer consejo para ahorrar es gastar un poco más, pero de manera inteligente, es decir, tinta para impresoras HP, Epson, Xerox, o la que sea, pero de calidad. Si bien se gastará entre un 10% y un 15% más en cada cartucho de tinta, su durabilidad será de hasta el doble en comparación con las tintas genéricas.

Imprimir de la forma correcta

Para ahorrar tinta en la impresora del hogar, lo primero que se debe tener en cuenta es que la mayoría de los trucos que existen pasan por utilizar cada uno de los recursos disponibles con inteligencia. Por esa razón, aparte de comprar una tinta de calidad y que no se agote demasiado rápido -en caso de no utilizar la impresora frecuentemente-, el resto de los trucos tienen que ver con la forma de imprimir:

  • Modo de ahorro: impresión rápida, modo de borrador, la opción tendrá diferentes nombres de acuerdo con el fabricante. Lo cierto es que hace referencia a un método de impresión donde se puede ahorrar hasta un 60% de tinta en comparación con el modo de impresión general. Entre tanto, la diferencia entre la impresión de ahorro y la de alta calidad -o calidad fotográfica- puede ser hasta del 200%.
  • Tipografías: si los documentos no necesitan una tipografía en particular, disminuir el número de letra en un dígito o priorizar la impresión en tipografías light, y nunca en negritas, puede alargar el rendimiento de la tinta de impresión hasta en un 10%.
  • Escala de grises: aunque no se ahorra tanto como en el modo borrador, imprimir en escala de grises permite no gastar sin necesidad la tinta de color, pero también ahorrar hasta un 20% de tinta con respecto a la impresión convencional.
  • Imprimir inteligentemente: a veces, se pueden imprimir cosas que se leerán una vez; y en otras ocasiones, se puede imprimir incluso dos páginas por hoja. Todos esos trucos posiblemente no ahorrarán tinta en sí, pero evitarán que se gaste sin necesidad, que a largo plazo viene a ser prácticamente lo mismo.

La tinta tiene una vida útil asociada con su capacidad para ser adecuada con el fin de imprimir antes de vencer. También tiene una vida útil asociada con la cantidad de impresiones que puede realizar antes de necesitar un reemplazo del cartucho. Para ambos casos, tener cartuchos de calidad puede ser lo más recomendable, pero todas sus capacidades se verán ampliadas cuando se tomen en cuenta consejos como los que se han descrito antes.

A fin de cuentas, el gasto total en tinta de impresión puede representar entre 5 y 10 veces el valor inicial de la impresora, de manera que no son recomendaciones menores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: