Ahorrar en casa reparando tus zapatos

Seguro que tienes por ahí un buen par de zapatos que te encantan y que te han acompañado durante años, aportándote comodidad y estilo. Pero claro, con el tiempo y el uso se han desgastado y piensas que ha llegado el momento de comprar otros porque su suela ya no se mantiene pegada. No es así, tú mismo puedes solucionar los desperfectos en el calzado con una serie de consejos muy sencillos. Vamos a verlos.

La importancia del calzado

Por si no lo sabías, tu salud comienza por los pies. Sí, el tipo de calzado que llevas es fundamental para evitar problemas de espalda y otras lesiones posturales que aparecen a la larga, pues hay zapatos con los que pasas una inmensa cantidad de horas.

Elegirlos bien es importante, pero más aún es no desprenderte de aquellos que se han convertido en tus mejores aliados para ir por la vida pisando fuerte. Por otro lado, los zapatos que te ofrecen comodidad y que miman el bienestar del resto de tu cuerpo, no suelen ser baratos.

La inversión en calzado es importante, no lo dudes, y es que en estos complementos no hay que escatimar para ahorrar problemas de salud. Por ello, pensamos que siempre es mejor un buen par de zapatos que lanzarte a comprar unos nuevos que no sean de la misma calidad.

Los materiales que necesitas

Como vamos a ver a continuación, los materiales necesarios para reparar tus zapatos son tan sencillos y económicos que son una forma más de ahorrar en casa sin mayores problemas; algo que seguramente agradeces. Para que puedas verlos mejor, aquí tienes una lista:

  • Pegamento de calidad especial para calzado
  • Espátula
  • Cinta adhesiva

Si te ha sorprendido la reducida cantidad de materiales que son necesarios para reparar el calzado con suelas estropeadas que tienes por casa te confirmamos desde ya que el proceso para arreglarlos es incluso más sorprendente por su sencillez.

Cómo pegar la suela del zapato

Nos vamos a centrar en explicarte como reparar suelas despegadas, ya que este es el motivo más común por el que los pares de zapatos terminan en el cubo de la basura antes de agotar, por completo, su vida útil. Lo primero que te aconsejamos es que despegues por completo la suela y limpies su cara interna y la zona del zapato que estaba en contacto con ella. Una vez hecho esto, tienes que aplicar una gruesa capa de pegamento especial para zapatos y repartirlo bien con una espátula sobre toda la superficie.

Une las dos partes y cuando las pegues, recuerda que debes presionar con las manos durante unos minutos para que el pegamento las una correctamente. Es mejor aún si usas cinta adhesiva para unir las dos zonas y dejar que su acción se lleve a cabo a lo largo de varias horas. El tiempo óptimo para conseguir una unión perfecta es de 24 horas, aunque con un par de ellas ya podrás notar que el pegamento ha hecho su efecto.

Como has visto, reparar el calzado por ti mismo no es nada complicado y, lo mejor de todo, es que este pequeño gesto puedes ahorrar, al mismo tiempo que evitas que esos zapatos que tanto te gustan salgan de tu vida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: