Alimentación consciente ¿de qué se trata?

La alimentación consciente es tomar pequeños bocados o sorbos y apreciar los sabores, la consistencia, la textura, la humedad y otras características. Perseverando en estas conductas hasta convertir esta forma de comer, en una experiencia casi espiritual.

Básicamente, es cambiar la manera en que ingerimos la comida: rápidamente, haciendo otras cosas mientras comemos, sin enterarnos qué y cuánto comimos. Este mal hábito puede convertirse en un descontrol alimenticio, donde puedes comer de más o de menos, a causa de la falta de atención mientras comemos.

Entonces no notas que estás satisfecho o que no comiste suficiente, porque al no estar enfocados en comer, el cerebro no tiene la oportunidad de saber que ya comiste. Adicionalmente, comer de prisa, implica que no disfrutas lo que comes, perdiendo un momento en el que debes alimentar tu cuerpo saboreando los alimentos.

Practicar la alimentación consciente es un regalo del que puedes disfrutar tres veces al día, como mínimo, generando un ambiente tranquilo y agradable al momento de comer.

Alimentación consciente

Al asociar su origen con la atención plena, algunos la llaman “Mindfulness eatinge incluso “Mindfoodness”, mezclando ambos términos. Estos nombres solo son variantes para denominar la alimentación consciente, que es el acto de comer presentes, conscientemente, estando aquí y ahora.

Mindfulness es una práctica que persigue crear habilidades para estar presentes en el aquí y el ahora, que se traduce como Atención Plena. Se ha usado durante mucho tiempo como una filosofía de vida, para tratar el estrés, la ansiedad e incluso, controlar compulsiones y problemas psicológicos. La idea es alcanzar un nivel de conciencia que te ayude a encontrar un balance y refuerce tus capacidades como individuo.

La práctica del Mindfulness se ha trasladado a muchos ámbitos, incluso a la alimentación, con el objetivo de practicar una forma consciente de comer. La meta es disfrutar los alimentos y crear una conexión armónica con la comida, que evite los excesos, que llevan al sobrepeso, la obesidad y a otros trastornos alimenticios.

Alimentación consciente ¿de qué se trata?

Como ejercer una alimentación consciente

  • Deshazte de los distractores, como los teléfonos móviles, el televisor o la computadora y concéntrate en comer conscientemente.
  • Respira lento, ubícate en el tiempo presente y abre tu conciencia al acto de comer, agradeciendo cada bocado que tienes la oportunidad de disfrutar.
  • Mastica lentamente cada bocado de comida, sin tomar otro hasta terminar con el anterior y respira profundo antes de seguir comiendo.
  • Haz pausas entre un bocado y otro, disfruta el sabor y la temperatura de tus alimentos, experimenta lo que producen en tu cuerpo.

Cuida el entorno y ambiente mientras comes

Es importante cuidar el entorno y el ambiente que hay mientras comes, por ello, selecciona un lugar relajado, apacible, donde no hayan distracciones. Elige un sitio con un entorno tranquilo, para que el ambiente que te rodee, te invite a comer disfrutándolo.

No olvides cuidar los detalles, como los manteles, servilletas, platos, vasos y cubiertos, para que todos tus sentidos se sientan complacidos y sea realmente, un momento para disfrutar. Pues, todo lo que nos produzca una sensación placentera o emoción agradable, cuenta para tener una alimentación consciente.

Mastica bien los alimentos

Mastica bien y despacio todo lo que te comas, porque el objetivo no es solo tragarlo, hay que convertirlos en un bolo alimenticio apropiado para digerir todo mejor.

Acalla tu mente

Si estás presente, en el aquí y el ahora, podrás acallar tu mente de distracciones internas que te aíslen del acto de comer. Porque no vale de nada acallar las distracciones externas y tener un ambiente relajado, si no logras frenar tu mente de pensamientos ajenos al acto de comer.

Disfruta del acto de comer

Si consideramos que comemos entre tres y cinco veces al día, es importante disfrutar el acto de comer, por todo lo que invertimos en ello. Así que, observa cada bocado, huélelo, siente su textura, su sabor y haz conciencia de las sensaciones que te produce.

Ten presente que esa comida será la que te alimente y nutra tu organismo para que obtengas todo el aporte energético que necesitas a diario.

La alimentación consciente no empieza en el plato

La alimentación consciente no empieza en el plato, sino que va más allá, incluso desde que haces la lista de compra, cuando vas al mercado y eliges lo que comprarás.

Si la alimentación consciente se convierte en tu estilo de vida, todos estos pasos, incluyendo cocinar tus alimentos, serán parte de lo que disfrutes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: