Aprende a medir el pulso cardíaco

Medir el pulso cardíaco es un método manual muy sencillo y que puede ayudar a detectar cualquier irregularidad del corazón o enfermedades que podrían afectarlo. Generalmente, el pulso cardíaco cambia de acuerdo al estado físico en que la persona se encuentre; para conocer el ritmo real, es necesario medirlo por las mañanas al momento de despertarse.

Tres sencillos pasos para medir el pulso cardíaco

Ni medidor cardiaco, ni electrocardiograma, ni relojes, aunque todos estos aparatos dan una lectura exacta y funcionan muy bien, es recomendable aprender como una forma de prevenir situaciones en las que lo necesitemos y estos instrumentos no estén al alcance. Además, sólo debes aprender a identificar los puntos exactos para tomar el pulso con tus dedos.

  1. Identifica la arteria, puede ser sobre la parte interna de la muñeca, y en caso de que resulte un poco complicado, está la arteria carótida ubicada en el cuello.
  2. Apoya la yema de dos (índice o corazón, nunca el pulgar) o tres dedos sobre la arteria ejerciendo un poco de presión, no demasiada. De esta forma sentirás las palpitaciones, debido a la expansión de los vasos sanguíneos por el bombeo de sangre al cuerpo.
  3. En este último paso puedes apoyarte de un reloj o cronómetro para medir el tiempo, sólo bastará que cuentes de forma atenta la cantidad de pulsaciones durante 15 segundos. Luego, multiplica la cifra por 4 para obtener el total de pulso cardíaco por minuto. También puedes contar por 30 segundos y multiplicar por 2.

¿Cómo saber si tu pulso cardíaco es el ideal?

Una vez que aprendes a medir el pulso cardíaco de una forma tan sencilla, también debes aprender el significado del número de pulsaciones. Y las situaciones que podrían alterar su estado habitual, de manera que no te alarmes cuando el número varíe un poco.

En reposo

A partir de los 10 años, el pulso cardíaco debe mantenerse entre las 60 y 100 pulsaciones por minuto (ppm), esto varía claramente según la condición y la vejez. En deportistas o personas que mantienen alto rendimiento físico, puede bajar hasta las 40 ppm. Para obtener números exactos del pulso cardíaco habitual en reposo, se recomienda medirlo al despertarse, antes de levantarse de la cama.

Durante el ejercicio

El proceso es el mismo explicado anteriormente, pero por supuesto, obtendrás mediciones distintas pues durante el agite las ppm se incrementan. Con la asesoría correcta puedes saber cuál es tu límite, cómo superarte o controlarlo a través del tiempo e implementando distintas rutinas.

En caso de que no cuentes con asesoría profesional y quieras conocer cuál sería tu frecuencia cardíaca máxima según tu edad, por supuesto que existe una fórmula sencilla para saberlo. Para alguno expertos no resulta tan precisa, pero sí que te puede dar alguna idea de por dónde debe rondar, se trata de restarle a 220 tu edad actual (220 –  edad).

Aprende a medir el pulso cardíaco

Importancia de medir el pulso cardíaco

Con un conocimiento diario o semanal del pulso cardíaco, se pueden anticipar posibles problemas de salud que podrían desembocar en enfermedades. El aumento del pulso cardíaco es de cuidado, una persona que presente un incremento en el mismo, podría incluso acortar su tiempo de vida.

Una forma sencilla de regularlo es con actividad física constante, así sea sencilla, como una caminata diaria de 30 minutos, dejando a un lado el sedentarismo. De esta manera se evita caer luego en arritmias o cardiopatías, así como depender de medicamentos que regulen el ritmo cardíaco.

Existen otros factores o vicios que se hacen constantes, pero hay que tomarlos en cuenta con el fin de evitar afecciones cardíacas, como el tabaquismo, por ejemplo, que incrementa notoriamente el ritmo cardíaco, al igual que el estrés y la ansiedad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: