Los «beneficios» secretos de los churros

Llevar una dieta sana y equilibrada no está reñida con comer churros. Los churros son un clásico tradicional que todos hemos disfrutado alguna vez en nuestras mesas y, a pesar de ello, parece que no cesa de cautivar numerosos paladares a lo largo del mundo llegando incluso a ser considerado un alimento gourmet por muchos reposteros. El churro es un alimento humilde con una composición sencilla: harina, agua y sal. ¿Qué beneficios puede tener comer churros por encima de otros alimentos como los croissants?

Beneficios del consumo de los churros tradicionales y caseros

Como dijimos anteriormente el churro es un alimento sencillo con una composición sencilla de esta manera los churros no contienen aditivos, ni conservantes, ni contienen colorantes. La FEN (Fundación Española de la Nutrición) elaboró un informe sobre los churros en el que ofrecían datos nutricionales interesantes sobre este alimento. Los churros contienen en su composición un elevado porcentaje de hidratos de carbono y en menor medida, lípidos aportados por el aceite en el que se fríen. Además de que contienen una buena cantidad de fibra, algo de sodio y proteínas. Los churros no contienen purinas, así que son recomendables para el consumo en aquellas personas que tengan un nivel alto de ácido úrico y problemas de gotas.

Los hidratos de carbono son en su mayoría complejos y los lípidos en su mayor parte, si se fríen en aceite de oliva o en aceite de girasol, son ácidos grasos monoinsaturados y poliinsaturados, lo que quiere decir que un consumo adecuado puede ser un buen complemento siempre dentro de una dieta variada.

Si consumes churros con azúcar o chocolate verás modificado su valor nutricional, aumentando tanto en el azúcar como en el chocolate el aporte energético. Y si utilizas harinas más saludables mejorará los valores nutricionales del churro.

El secreto está en la masa 

Para que salgan bien los churros (los tradicionales) el secreto se encuentra en la elaboración de la masa y en la correcta fritura posterior. Se coloca el agua, una cucharada de aceite de oliva y la sal en un cazo y se espera a que el agua hierva. Cuando hierva, se le añade harina de trigo. Se remueve muy rápidamente hasta formar una masa fina y espesa. Se espera a que la masa se enfríe y se introduce en la churrera, hay muchos tipos de churreras, la más común que se tiene en casa es la que es parecida a una manga repostera o manga pastelera. Para freír los churros elija siempre una fuente de grasa vegetal (aceite de oliva o de girasol) en abundancia  y a una alta temperatura para así crear la capa crujiente externa que evita que el aceite cale hacia dentro de la masa.

¿Cómo de rentables son los negocios de churros y churrerias ambulantes?

Parte de la rentabilidad y la viabilidad de montar una churrería, tanto un establecimiento como uno ambulante, es que requiere de poca inversión si lo comparamos con otros tipos de negocios. No es necesario tener un almacén donde guardar el producto. La venta de churros es prácticamente instantánea. El margen de beneficio es muy alto ya que el coste de la materia prima que necesitamos para hacer churros es mínimo.

La elaboración de los churros, como ya hemos dicho, es un proceso muy sencillo que consta de cuatro pasos: amasado, extrusión, fritura y presentación y aún así no todos los churros saben igual, ni se ven igual. No se debe descuidar ni los productos base, ni los cuatro sencillos pasos ni la maquinaria. Puedes consultar en Inblan la maquina para hacer churros que se adecue a tu tipo de negocio o estableciemiento. Las hay de todo tipo, desde la más modesta a las nuevas máquinas digitales. Y este es otro beneficio. El precio de la maquinaria es mucho más bajo que el de otros negocios. Lo recomendable es tener aparte de la churrera (o dosificador) una freidora industrial, una espumadera y un escurridor. La materia es importante pero la maquinaria es la que dará la textura, la consistencia y la forma al churro.

Por otro lado los churros ya no son un alimento únicamente español. Hace ya mucho que este tipo de bollo tan común en nuestros desayunos y nuestras meriendas ronda por todo el continente americano desde el churro peruano que va relleno de entre otras cosas de dulce de leche hasta los Estados Unidos donde el churro con helado es toda una sensación. 

Sin embargo, cada vez son más los países que se rinden ante este alimento español. No sabríamos decir si la costumbre y el significado que tienen los churros en nuestros recuerdos terminará calando también en los nuevos gastrónomos o si se adaptarán a modo de tradición propia a las costumbres culinarias del lugar. Pero lo que está claro es que esa churrería de nuestra infancia o de nuestra primera cita siempre fue, es y será el lugar perfecto para los encuentros con amigos o las reuniones de familia, para desayunar los fines de semana o las románticas meriendas de otoño. Es nuestro pasado, nuestro presente y el futuro de muchas personas alrededor del mundo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: