Los beneficios de los suplementos nutricionales naturales

Una dieta sana y equilibrada es clave para alcanzar un buen estado de salud, una mejor figura y una mayor autoestima. Y además, adquirir buenos hábitos nutricionales ayuda a preparar el organismo para el proceso natural de envejecimiento, es decir, la dieta actúa como agente de salud preventiva, reduciendo las opciones de sufrir enfermedades cardiovasculares.

Incorporar rutinas alimenticias equilibradas ha de ser, solo, uno más de esos hábitos saludables, donde también entran el ejercicio físico periódico, un buen descanso y un estilo de vida activo.

En el caso concreto de la dieta, una ayuda externa que siempre es bienvenida son los suplementos alimenticios o nutricionales. Sin embargo, no se trata de agentes sustitutivos de la dieta, sino productos diseñados para complementar la alimentación.

¿Qué son los suplementos dietéticos?

Los suplementos nutricionales no son medicamentos ni productos sustitutivos de la dieta, sino comprimidos o viales que se utilizan para suplementar tu dieta de forma natural y que entre sus ingredientes contienen nutrientes de todo tipo que son necesarios para las funciones vitales del organismo.

Su objetivo principal es aportar nutrientes que en momentos puntuales por la ingesta insuficiente en la dieta. La forma de presentación más habitual son los comprimidos, pero también pueden aparecer en forma de cápsulas, líquidos, polvos o tabletas. Todos ellos, cuando son de calidad, ofrecen información sobre la dosis diaria recomendada y las contraindicaciones.

¿Cuándo puedes adquirir estos productos?

Los suplementos nutricionales naturales, también los artificiales, son adecuados como complementos de una dieta equilibrada, nunca como elementos que sustituyan a los alimentos. De este modo, si estás realizando menos comidas de las necesarias o ingieres menos calorías de las que necesitas, lo recomendable sería visitar a un especialista (nutricionista o doctor) y completar esa ausencia con suplementos de este tipo.

Asimismo, si sigues un tipo de dieta en la que no hay suficiente ingesta de nutrientes, como por ejemplo las dietas vegetarianas, también podrás acudir a los suplementos alimenticios. Esta misma razón es la que aducen personas alérgicas o que sufren intolerancias.

Los motivos para tomar suplementos nutricionales son muy variados, porque pueden ir desde la necesidad por razones como alergias, enfermedades, intolerancias y un mal funcionamiento del organismo para absorber nutrientes, o bien porque existe un firme deseo de mejorar la imagen física y la figura.

¿Cómo consumir estos productos?

Es importante señalar que, aunque no se trate de medicamentos, la ingesta de estos productos no debe ser tomada a broma ni con ligereza. Al fin y al cabo son suplementos que están diseñados para mejorar la salud orgánica y un exceso de consumo o una ingesta inadecuada puede tener consecuencias negativas.

Por ello, el primer paso es dejarse asesorar por los profesionales, confirmar si la persona en cuestión puede tomarlo, ajustar las dosis diarias a lo que indican los fabricantes y leer siempre las indicaciones.

Un buen ejemplo del modo en que se deben consumir y el impacto que pueden generar en el organismo es cuando las embarazadas acuden a esta fórmula. Las futuras madres ven muy limitada su dieta durante el embarazo, porque tienen que reducir la ingesta de algunos alimentos.

El propio proceso vital que viven tiene como consecuencias un déficit de vitamina B9 que debe ser repuesta con suplementos alimenticios. Por otro lado, el Ministerio de Sanidad también sostiene que el hierro a modo de complemento puede ser adecuado para evitar la anemia ferropénica. Por su parte, el yodo es positivo para un desarrollo cerebral correcto del bebé.

Suplementos naturales frente a los artificiales

Los suplementos dietéticos tienen una eficacia que puede variar desde un grado muy alto hasta un efecto prácticamente inexistente. Esta eficacia guarda muy poca relación con el origen de estos productos, que pueden ser naturales o artificiales.

La principal diferencia entre ambos tipos de productos es su origen. Los naturales se obtienen a partir de alimentos integrales en la dieta, mientras que los sintéticos o artificiales se elaboran a partir de un proceso industrial.

De este modo, los suplementos nutricionales incluyen nutrientes sintéticos que no incorporan ingredientes de origen natural u orgánico. No existe preferencia por unos u otros en la comunidad científica, pues ambos pueden ser igualmente efectivos, siempre que sean de calidad y se consuman atendiendo a las indicaciones de los fabricantes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: