Champú sólido para el cuidado del cabello

En los últimos meses las grandes marcas de cosméticas han apostado por la elaboración del formato sólido. Entre otras, los problemas medioambientales y el abuso del plástico han motivado que los consumidores cada vez sean más exigentes. Pero desde hace años también existen marcas locales y nacionales que se han especializado en este tipo de productos. Por ejemplo, el champú sólido natural de jabón de zorro es una gran alternativa a las marcas más conocidas.

Los champús sólidos presentan numerosas ventajas individuales y colectivas. Pero si a ello le unimos el consumo de productos diseñados y fabricados en España con embalajes naturales y biodegradables, el impacto medioambiental es prácticamente nulo.

Beneficios de utilizar el champú sólido

Como decimos, el champú sólido se ha puesto de moda en los últimos meses. Sin embargo, no todos los champús sólidos son igual de beneficiosos, ni todas las empresas que los comercializan se preocupan por el medioambiente. Por ello, es importante comprobar a quién estamos comprando los productos si lo queremos es cuidar nuestro pelo y nuestro planeta.

Ingredientes naturales

Una de las razones del éxito de este formato estriba en los ingredientes que utiliza. Los champús sólidos llevan entre nosotras más tiempo del que nos pensamos, pues son los herederos de la barra de jabón con la que se lavaban nuestras madres y abuelas. Sin embargo, en la actualidad se han especializado y sofisticado, utilizando ingredientes enfocados al cabello y, por ende, sumamente hidratantes.

Pese a ello, su origen sigue permaneciendo intacto. Los champús sólidos son jabones cuyos ingredientes son naturales y fabricados y enfocados al cuidado del cabello. Como decimos, los conocimientos actuales han permitido que su diseño original se sofisticara y en la actualidad cuentan con ingredientes que en sus orígenes no tenían: arcillas para cabellos grasos, aceites esenciales para la hidratación, coco para aportar brillo, etc.

Sin parabenos o siliconas

Si los champús sólidos carecen de químicos nocivos, ello significa que tampoco poseen parabenos o siliconas en su composición. La mayoría de los champús que utilizamos aportan esa sensación de suavidad por la presencia de químicos. Además de ser ingredientes nocivos para el pelo y la dermis, son increíblemente contaminantes.

Los champús sólidos carecen de este tipo de ingredientes y, como sustitutos, recurren a aceites esenciales, coco o incluso leche de vaca o de cabra.

Ahorro económico

Aunque depende de la marca en cuestión, los champús sólidos son, en proporción, menos costosos que los champús líquidos convencionales. El tamaño de los champús, condensados en el formato sólido, no implica que se vaya a consumidor rápido. De hecho, sus usos son superiores al champú líquido ya que, entre otras, no precisan de la misma cantidad de agua para provocar espuma (ello se debe a la ausencia de químicos).

Mejora medioambiental

La mayoría de las empresas que se dedican a la venta de champú sólido se dejan llevar por motivos medioambientales. Por ello, es usual encontrarnos con embalajes biodegradables, de cartón o papel kraft, así como la ausencia total de plásticos en su conservación. Por esta razón, el champú sólido se ha convertido en un gran aliado para luchar contra el cambio climático y presentarse como una alternativa nada desdeñable al champú convencional.

Tampoco podemos olvidar el poco consumo de agua y de producto que supone su uso, un ahorro medioambiental sumamente importante.

Formato viaje

Otra de las ventajas que presenta en champú sólido frente al formato convencional está relacionado con la facilidad para moverlo y trasladarlo de un lugar a otro. Al asemejarse a una pastilla de jabón, el champú sólido puede introducirse en cualquier compartimento y ser utilizado de manera rápida y eficaz en diversas situaciones. Asimismo, y gracias a sus propiedades hidratantes, puede utilizarse para todo el cuerpo, de modo que no es necesario llevar gel y champú de manera aislada.

Oferta variada

Hace unos años el champú sólido era más artesanal y estándar. En la actualidad, debido a la gran demanda de estos productos, los fabricantes se han especializado en diferentes tipos de cabello y han conseguido que este formato posea las mismas características que los champús y mascarillas líquidos.

Así, existen champús sólidos para cabellos normales, grasos, finos, secos, con caspa o incluso para evitar la caída del cabello. Asimismo, es posible encontrar tratamientos completos en formato barra, lo cual incluye geles, mascarillas, acondicionadores o incluso aceites esenciales para después del cabello.

No creas los falsos mitos

En definitiva, el champú sólido aporta los mismos beneficios que el champú en formato líquido, con la diferencia de que supone un ahorro individual, económico y medioambiental. Además, y en contra de lo que muchas personas creen, el champú sólido limpia de manera tan profunda como el champú líquido y, de hecho, puede ayudarnos a la hora de recuperar nuestro cabello de manera natural (por ejemplo, es apto para el método curly).

Así, existen multitud de consejos que puedes seguir para mantener el cabello sano, y el champú natural es adecuado para todos ellos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: