Cómo aumentar la presión de agua de la ducha

Al final de una ajetreada jornada, nada más relajante que tomar una rica ducha, antes de ir a descansar. Sin embargo, ese esperado momento puede verse interrumpido cuando nuestra ducha no expulsa el agua suficiente para disfrutar la tan deseada sensación de relax o, simplemente para realizar nuestra rutina de aseo cómodamente.

Ducha sin presión, causas

Si el difusor de tu ducha no tiene fuerza, el agua descienda irregularmente, presenta intermitencias o, peor aún, caen unas pocas gotas de agua, es posible que la ducha esté obstruida por residuos de cal. Por ello, es importante habituarse a limpiar periódicamente los grifos, cabezales y si es posible las tuberías, para remover esos depósitos de minerales, sobre todo, si tu suministro de agua es muy calcáreo. También, por el deterioro de las tuberías causado por el paso del tiempo, es posible que las duchas pierdan presión. Otra posible causa, es una avería en la fontanería.

Consejos para aumentar la presión de agua de la ducha

Como puedes ver, son variadas las causas que pueden interferir en la presión de agua de tu ducha. Y, aunque parezca una tarea difícil, ante una situación no tan complicada, puedes aplicar unas sencillas medidas para lograr que tu ducha funcione correctamente y con suficiente presión. Además, con un adecuado mantenimiento y limpieza de la ducha, lograrás que la cal no obstruya los conductos de la misma y no interfiera en la presión del agua.

Estos son algunas recomendaciones que te pueden ayudar para mejorar la presión de agua en tu ducha:

Verifica las tuberías

Si es un problema persistente, lo primero que debes hacer es comprobar que las tuberías sean las adecuadas y estén en buen estado, así como descartar una fuga de agua. Obviamente, si no eres un experto, lo ideal es que recurras a un profesional.

Limpia el grifo de la ducha

Por lo general, la causa más común que hace que se pierda la presión del agua en la ducha, de forma inesperada, es la obstrucción de la alcachofa. Si es este el caso, debes limpiar bien las piezas, sumergiéndolas por unas tres horas en agua con vinagre para remover los residuos de suciedad o cal.

Instala un nebulizador de agua

Si no es un problema de tuberías ni suciedad acumulada en la alcachofa, puedes optar por la instalación de un nebulizador para aumentar la presión de agua de la ducha. Estos dispositivos son muy fáciles de instalar en el grifo y puedes encontrarlos en el mercado, sin inconveniente. Además, con este tipo de mezcladores de aire y agua, no solamente tendrás más presión, sino que puede representar un ahorro notable de agua.

Bombas de presión

Si ninguna de las soluciones anteriores funciona, es posible que el problema dependa de la poca presión de agua que hay fuera de la vivienda. Si este es tu caso, y vives en una casa, puedes optar por instalar una bomba que genere presión en la entrada principal del agua. Pero, si habitas en un edificio, tendrías que acordar con los vecinos para instalarla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: