¿Cómo funcionan los collares antiparasitarios?

Más que una simple mascota, los perros se han convertido en parte de nuestra familia. Por esta razón, es sumamente importante que los mantengamos saludables y protegidos de los parásitos externos. Las pulgas y garrapatas suelen adherirse al pelaje de nuestras mascotas provenientes de otros animales contagiados o durante las salidas a jugar al parque.

Es por esta razón que los perros deben estar siempre desparasitados. Además, el uso de collares antiparasitarios como el collar Prevendog se convierte en una medida preventiva que permite mantener alejadas a las garrapatas y pulgas, sin tener que utilizar ninguna clase productos químicos que puedan irritar su piel o causarle alergias.

¿Cómo funciona un collar anti pulgas en perros?

Los collares antiparasitarios son collares comunes, de plástico o goma, los cuales se encuentran impregnados de una sustancia capaz de repeler parásitos externos como pulgas, garrapatas, piojos y ácaros. Este collar libera la sustancia de forma progresiva, extendiéndose a lo largo de la piel del perro con el paso de los días.

El químico liberado es un pesticida, plaguicida o garrapaticida según la necesidad particular. La liberación de la sustancia se produce por la difusión, evaporación y por abrasión, extendiéndose a la piel y el pelo del perro con el paso de los días. De esta forma se repelen y neutralizan los parásitos externos existentes, los cuales terminan abandonando la piel de nuestra mascota.

Collar anti pulgas en perros

Por ser asequibles, se han convertido en una de las soluciones más prácticas para evitar que nuestras mascotas desarrollen infestaciones de parásitos. Además, es un método duradero y poco agresivo con la piel de los perros, puesto que se trata de un componente activo que se libera de forma periódica y constante.

¿Son seguros los collares antiparasitarios?

Los collares antiparasitarios son bastante seguros, sobre todo como medida preventiva y en combinación con pipetas. El químico utilizado en los collares resulta inofensivo para las mascotas por la baja dosis, pero para los parásitos externos es una cantidad mortal. Por lo que nuestros perros pueden estar protegidos por largos periodos de tiempo.

Por lo general, la duración de la protección ofrecida por esta clase de collares es de unas 12 a 16 semanas en perros que no posean una infestación importante. Los perros que ya posean una infestación deben ser tratados con baños químicos, spray y pipetas, además de collar antiparásitos, de modo que se elimine por completo el problema.

Resultan bastante útiles durante la época de verano cuando las plagas se multiplican por las altas temperaturas y nuestras mascotas se ven más expuestas a infestarse. Su efecto principal es como repelente, por lo que es aconsejable que se utilicen siempre que tengamos la costumbre de pasear a nuestra mascota en parques, espacios públicos o cuando entran en contacto con otros perros.

Es recomendable también que el collar se retire solo cuando el perro estará en contacto con agua durante un espacio largo de tiempo o cuando tenga que recibir un baño químico, de forma que mantenga sus propiedades.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: