El Valle de Ourika y sus siete cascadas

Cuando escuchas hablar de Marruecos, seguro que lo primero que viene a tu mente es el fuerte sol, el desierto, la sabana y las brisas africanas, lo que te hace pensar en un excesivo calor. Sin embargo, si vas más allá del turismo normal, encontrarás un hermoso paisaje natural, con una flora exquisita y unas cataratas incomparables. Descubre el mundo de sorpresas y aventura que te esperan en Marruecos, en su valle de Ourika.

El valle de Ourika

Este espectacular lugar, lo encuentras más o menos a una hora de Rabat, capital de Marruecos, en Alto Atlas. Para llegar al sitio, te desplazas por un espectacular paisaje donde puedes admirar el contraste de las bellas montanas africanas, donde resalta el color rojizo sobre el escaso verde. También encontrarás tiendas de artesanía elaborada en madera, alfombras, aceite de argán, frutas y muchos productos más, típicos de la zona.

Excursión a las cascadas

La experiencia de visitar las famosas cascadas del valle de Ourika, es imperdible y debes vivirla de la manera más intrépida posible. En este paseo, tendrás la oportunidad de descubrir los tonos verdes de Marruecos, así como los pueblos colgantes y, lo más importante, sus siete cascadas. Es uno de los destinos por excelencia tanto para locales, como para turistas, especialmente para combatir el calor.

Pueblo de Setti Fatma

Este es el punto más cercano a las famosas siete cascadas. La pintoresca aldea, es el centro de atracción del valle de Ourika, de hecho, es el único pueblo del lugar. Desde allí, podrás acceder a las refrescantes cascadas, preciosas atracciones turísticas en plena naturaleza.

Cascadas de Ourika

Conocidas como las cataratas de Ouzoud, tienen casi 110 metros de caída y, son indudablemente, las más espléndidas del norte de África. Y, ya que su caudal es constante, puedes visitarlas en cualquier época del año.

Para realizar este aventurero recorrido, es recomendable contratar un guía. Debes atravesar un torrente muy helado por un puente de madera y, cuando llegas al otro lado, te espera un camino rodeado por nogales, castaños y, no pueden faltar los vendedores de bebidas, las cuales enfrían con la helada agua del torrente.

El ascenso

Lo primero que encuentras en la escalada, es un pozo de agua donde puedes tomar un baño para alejar el calor. Luego, si continúas subiendo, están cuatro cascadas casi juntas y, más a lo alto de la montaña, están las otras tres cascadas.

El ascenso a las célebres cataratas del Valle, comienza con una primera cascada, que es la más famosa y, por supuesto, de fácil acceso. Es un fantástico lugar para tomar las mejores fotos.  Debido a la dificultad que presenta el terreno, es para muchos el destino final, pues para llegar a las otras seis, se requiere de una buena preparación, física y contar con herramientas de expedición adecuada.

Si logras superar el vértigo y las pruebas de equilibrio para llegar a la última cascada, podrás disfrutar de un pequeño lago, formado por la misma cascada. Allí también puedes bañarte, aunque su agua es muy fría y poco soportable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: