Equipos de climatización: más efectivos y de bajo consumo

Los equipos son cada vez más pequeños y eficientes, y los equipos de climatización no son la excepción. Las nuevas tecnologías han impulsado este sector, por lo que cada día observamos más novedades en cuanto a niveles de consumo, variedad de modelos, control de capacidad e inclusión con sistemas de modulación de la potencia, entre muchos otros elementos.

El aire acondicionado es un excelente ejemplo del avance de los equipos de climatización porque cada vez hay más opciones disponibles, variedad de modelos, tamaños, potencias, y el consumo es menor, pese a que los equipos en sí, son considerablemente más eficientes que los de antaño. Esto ha permitido que este tipo de equipos lleguen a más personas, porque hay alternativas que se ajustan a todos los gustos, necesidades y presupuestos.

Evolución de los equipos de climatización

Los equipos de climatización son cada vez más eficientes y pequeños, aspectos claves que han marcado su evolución durante los últimos años. Si bien la evolución tecnológica no ha sufrido cambios sustanciales, tanto el diseño como las características constructivas de los equipos sí han tenido un vuelco considerable. De hecho, desde los años 90 se han mejorado aspectos de diseño, como por ejemplo, la distribución del agua refrigerada y la reducción del agua caliente.

Las diferentes normas enfocadas a compresores, motores, bombas y ventiladores, también han tenido un impacto directo en esta evolución. Además, los equipos actuales aprovechan al máximo todas las posibilidades de combustibles, como la condensación del agua de los humos, y otras fuentes energéticas más limpias y eficientes, como el gas natural. Asimismo, desaparece poco a poco, el uso del carbón y el gasóleo.

Por otro lado, la integración entre diferentes sistemas de climatización o sistemas híbridos, también ha contribuido a mejorar la interfaz de varios sistemas, como los radiadores. Los sistemas de regulación de control de las máquinas también han evolucionado, por lo que la comunicación entre los diferentes elementos, incluyendo los externos que pertenecen a la instalación, son mucho más eficientes.

¿Cuánto consume un aire acondicionado?

Un aspecto de vital importancia es todo lo relacionado con el consumo, y es que los aires acondicionados modernos, como comentamos anteriormente, consumen menos que los viejos, con la ventaja adicional de que se tratan de equipos mucho más pequeños. Respecto a la pregunta sobre cuanto consume un aire acondicionado, la respuesta evidentemente puede variar en función de la tecnología. Por ejemplo, un aire acondicionado con tecnología Inverter, una de las más avanzadas, puede llegar a consumir hasta un 70% menos que otros equipos con tecnología más anticuada.

En este sentido, es importante destacar que cuando la temperatura del aire se estabiliza, el consumo se reduce considerablemente, especialmente si el mismo se compara con el consumo inicial. De ahí la importancia de mantener la temperatura estable para aprovechar al máximo este tipo de tecnología de bajo consumo.

Si bien es difícil establecer una sola respuesta sobre el consumo de los aires acondicionados, en el caso de los más novedosos o que trabajan con lo último en tecnología, una vez que el equipo alcanza la temperatura indicada, pueden consumir de promedio 0,18 € kW/h.

Aspectos como los compresores digitales, reguladores de flujos magnéticos, tipo de compresor, entre otros aspectos, influyen en el consumo de cada equipo. Si bien estos son datos que pasan desapercibidos para el consumidor, una forma muy sencilla de saber si se está ante un equipo de bajo consumo, simplemente es observando la clasificación del mismo.

Al momento de comprar un aire acondicionado, lo más recomendable es que el equipo esté clasificado bajo la letra A. Si bien los equipos con este tipo de clasificación suelen ser un poco más costosos, el consumo posterior suele suponer un ahorro significativo en el recibo de electricidad, por lo que es una inversión a medio y largo plazo.

Los nuevos equipos de climatización, sin duda alguna, son mucho más eficientes, consumen menos, cumplen mejor con su función, y los diseños son más compactos y funcionales. Seleccionar un equipo con lo último en tecnología es clave para disfrutar en casa de una temperatura adecuada sin que el uso de los mismos tenga un impacto significativo en la factura de la luz.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: