¿Es posible evitar el desahucio por impago de alquiler?

Cuando un inquilino incumple los compromisos de pago relacionados con la propiedad inmobiliaria que habita, el propietario tiene el derecho de presentar una demanda en la que se establezca el desahucio por impago. En este caso, un juez se encargará de aclarar la situación y hacer que se cumpla lo establecido en el contrato.

Sin embargo, la solución extrajudicial es la mejor forma de solucionar esta clase de inconvenientes, evitando gastos innecesarios a los involucrados. Es mejor establecer un proceso de negociación entre las partes donde se pueda llegar a acuerdos, como paso previo a la fórmula judicial que suele ser una experiencia bastante dolorosa para el desahuciado.

En caso de que se incumpla lo convenido tras una negociación amigable entre las partes, el propietario tiene la posibilidad de iniciar un proceso de desahucio express, en busca de que sean solventados los pagos atrasados y desalojar a los inquilinos para recuperar el disfrute del inmueble en el lapso de tiempo más corto posible.

¿Es posible evitar el desahucio por impago de alquiler? Solo sería posible evitar el desahucio por impago si se realiza el pago completo de los meses de alquiler atrasados según lo establecido en el contrato de arrendamiento, pero aún así, el propietario de la vivienda tiene la potestad de solicitar la devolución de su propiedad en base a los términos del contrato.

Consejos para evitar el desahucio por impago de alquiler

El impago es uno de los riesgos más grandes que asumen los propietarios de un inmueble de vivienda o comercial. Debido a que la relación entre arrendador y arrendatario debe ser justa, el inquilino puede anular la acción de desahucio siempre que cumpla con sus obligaciones pendientes en un plazo de 10 días después de haber recibido la demanda judicial.

Por supuesto, esto solo se aplica cuando el deudor o arrendatario no hubiera tenido una demanda de desahucio en una ocasión anterior. En tal caso, la única postura posible es cumplir con la orden del tribunal, según lo sentenciado. Ante una demanda por desahucio, es probable que el deudor asuma algunas de las siguientes posturas:

  • Negarse a contestar la demanda o pagar dentro del plazo establecido. En este caso, se decreta el desahucio de forma inmediata.
  • Oponerse a la demanda, lo que desencadenaría un proceso judicial en donde se decidirá sobre la solicitud de desahucio a favor de alguna de las partes según las pruebas aportadas y lo especificado en el contrato de arriendo que ha sido firmado.
  • Pagar las deudas en un plazo de 10 días y de este modo se evitaría la acción del desahucio.

En el último caso, dependerá del propietario que el inquilino permanezca o no en la propiedad. Además, el inquilino estará en la obligación de cubrir todos los gastos generados por el proceso judicial. Bajo ninguna circunstancia es posible que se realice el pago una vez completado el plazo de 10 días establecidos desde el momento en que se recibe la demanda.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: