El fútbol se queda sin patrocinios de casas de apuestas

2020 ha sido un año raro, además de bastante caótico. Bueno, eso lo sabemos todos. Lo que quizá no sabías, porque entre la pandemia, la crisis económica, las restricciones, los cierres perimetrales y todo eso el deporte ha pasado a un segundo plano, es que el temido borrador del real decreto que regula la publicidad del juego ha sido, por fin, aprobado. Y, ¿qué significa esto? Pues, en pocas palabras: que los clubes van a tener que retirar completamente cualquier tipo de publicidad que haga referencia a una casa de apuestas o casino, tanto de sus equipaciones como de sus estadios. No se librará ninguna, incluso las mejores casas de apuestas deportivas, aquellas habilitadas para operar en España desde hace muchos años, deberán cumplir con este decreto a rajatabla, a partir del 30 de agosto de 2021.

Un jarro de agua fría para los equipos

Una noticia así no deja indiferente a nadie, al menos entre los afectados, claro. No olvidemos que las apuestas deportivas supone un negocio de muchos millones y el real decreto aprobado por Garzón lo arranca de cuajo: se estima que las pérdidas entre los clubes de Primera y Segunda podrían superar los 100 millones de euros. Si no se ha hecho efectivo ya y se ha permitido esta temporada de prórroga es, simplemente, porque muchos de ellos hubieran quebrado inmediatamente. No olvidemos que esta medida se une a la cancelación durante meses de los torneos debido a la emergencia sanitaria provocada por el COVID-19 y a que, incluso con las competiciones en disputa, no se permite la presencia de público en las gradas, al menos por el momento. 

¿Qué supone esta medida?

Si pensamos que esto solo afecta a la publicidad “visible” o a la que muestran los equipos en sus camisetas, diríamos que el impacto será grande, pero no apocalíptico. El problema es que no es así: el decreto prohíbe por completo cualquier tipo de publicidad, ya sea en camisetas, vallas publicitarias, estadios o incluso en espacios deportivos televisivos, excepto en la franja horaria de madrugada. Esto, evidentemente, supone un varapalo económico gigantesco a los clubes profesionales que tienen una casa de apuestas como patrocinador principal o secundario… que son casi todos. En Primera, únicamente Eibar, Getafe, Huesca, Real Sociedad y Valladolid no tienen vinculación alguna con alguna firma relacionada con las apuestas (5 equipos de 20). Por el contrario, la situación en Segunda es aún peor: de 22 equipos solo Málaga, Rayo Vallecano, Huesca y Lugo no cuentan con un patrocinador relacionado con las apuestas.

El futuro del deporte sin apuestas deportivas

Así las cosas, debemos empezar a imaginarnos cómo va a ser el futuro del deporte sin apuestas o, por lo menos, sin ver ningún tipo de publicidad de apuestas en ningún partido, ya sea presencialmente o por televisión. La medida está, en principio, enfocada a que los menores no tengan alicientes para apostar, algo que es, evidentemente, algo elogiable: los menores de 18 años en España no deben apostar bajo ningún concepto. Nuestras dudas vienen de la efectividad real de esta norma, ya que mientras se penaliza enormemente a las casas de apuestas, otras organismos de carácter, digamos, “estatal” se libran de las consecuencias del real decreto, incluso teniendo sus propios espacios diarios en las televisiones para anunciarse. No sabemos si es porque se considera que las apuestas de un tipo tienen mayor potencial de causar adicción que las de otro, pero lo consideramos ligeramente incoherente. De todas formas, aún es pronto… tendremos que esperar a que finalice la temporada 20-21 para empezar a ver las consecuencias de todo esto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: