Piscinas de agua salada: todo lo que debes saber

Cuando llega la temporada de calor, todos buscamos el modo de refrescarnos. Obviamente, lo ideal es estar siempre cerca de una deliciosa playa, pero lamentablemente, no es posible para todos. Así que, la opción más parecida son las piscinas, donde puedes relajarte, al mismo tiempo, que combates el insoportable calor.

Las piscinas y sus efectos

Si bien, darse un chapuzón en una piscina, pasar un rato nadando y refrescarse es muy agradable, también es cierto que, hay algunos efectos poco agradables por causa del cloro, como irritación en los ojos, piel y cabello resecos. Sin contar, con los riesgos que implica la manipulación de esos productos desinfectantes.

Piscinas de agua salada

Ha surgido una nueva alternativa cuando de piscinas se trata. Ahora cuentas con la posibilidad de fabricar una o, convertir la tradicional, en una piscina de agua salada u optar por asistir a una de ellas. De este modo, puedes dejar atrás todas las molestias que ocasiona el cloro.

Piscinas de agua salada, cómo funcionan

Para transformar una piscina clorada en una de agua salada, se debe modificar “el sistema de filtrado”, el cual funciona con cloradores salinos. Con este mecanismo de electrólisis, el clorador salino, convierte la sal de forma automática, en hipoclorito sódico. Este es un cloro en forma de gas que se disuelve en el agua, desinfectándola y eliminando los microorganismos presentes en ella, tal como lo hace el cloro tradicional. El funcionamiento es en forma de bucle, donde el hipoclorito de sodio, una vez descompuesto, se convierte de nuevo en sal y, luego inicia un nuevo ciclo.

Ventajas y desventajas

Esta nueva versión de piscinas ofrece notables ventajas, tanto a nivel económico como de salud. aunque también tiene unos puntillos no tan positivos. Ventajas

Ventajas

Este tipo de piscinas de agua salada, representan una excelente opción ecológica, ya que, la conversión de la sal a hipoclorito y viceversa, es un proceso completamente limpio, ecológico y que respeta el medio ambiente.

  • Puede representar un ahorro económico en mantenimiento, mano de obra y productos químicos.
  • Los beneficios que brinda a la salud, también son considerables. El agua de las piscinas saladas es más suave para la piel, evitando el picor. Gracias a que no representa la agresividad de las piscinas cloradas, tampoco sufres la irritación de los ojos, el cabello está más protegido y, hasta el traje de baño resulta beneficiado.

Desventajas

  • Este mecanismo de cloración salina requiere que se instale un sistema de regulación automática de PH. De lo contrario, deberás realizar un proceso manual de medición diaria del agua, así como agregar productos extra. Lo que hace que inviertas mucho más en horas de trabajo y dinero.
  • Otro punto no tan favorable, es el precio de instalación de la cloración salina y la regulación de PH, que puede ser un poco alto. Sin embargo, puedes verlo como una inversión a largo plazo.

En todo caso, es importante siempre acudir a un profesional para realizar este tipo de instalaciones, no sea que, por buscar ahorrar, al final los gastos resulten mayores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: