Por qué esquiar en familia es una buena idea

Se acerca el invierno y muchos españoles empiezan a preparar su salida a la nieve. El esquí es una de las actividades de ocio más comunes entre las familias de nuestro país, que cada año buscan el mejor destino para disfrutar de las mejores pistas. Una de las propuestas destacadas para esta temporada es la de Grandvalira con Esquiades.com, una propuesta que garantiza seguridad y acierto; y que se adapta a todo los perfiles de públicos.

La popularidad de los destinos de nieve para las vacaciones navideñas se debe a diversos factores. Por un lado, la amplia propuesta. No hay que olvidar que España es el segundo país más alto de Europa, solo superado por Suiza. Y entre sus alturas, destaca una amplia variedad de estaciones de esquí, tanto en el sur como en el norte de la península. Una gran parte de los ciudadanos españoles tienen un fácil acceso a las zonas de esquí. También influye de forma considerable la proximidad de Andorra, una región con más de 700 kilómetros de pistas para esquiar que es un referente a nivel europeo y que cada año recibe visitantes de muchos países del mundo. Entre su oferta destaca Grandvalira, una de las estaciones con más kilómetros esquiables en el continente.

La facilidad para organizar un viaje en familia es otro motivo del éxito que los destinos de nieve tienen durante los meses de invierno. En todas las estaciones se pueden encontrar empresas que organizan clases para niños, adaptadas a todos los niveles. Los pequeños se quedan en manos de profesores expertos, con quienes irán aprendiendo todas las nociones del esquí, mientras los padres pueden disfrutar tranquilamente de las pistas y de los bonitos paisajes que ofrece este deporte. Por supuesto, también es buena idea hacer una jornada completa entre padres e hijos, realizando los descensos, todos juntos. Una de las ventajas del esquí es que su buena práctica está más ligada a la experiencia que a la edad o la fuerza. No es extraño ver a niños que enseñan a esquiar a sus padres. La seguridad para pequeños y mayores es máxima en todas las zonas de las estaciones si se siguen las indicaciones adecuadas.

Una oferta hotelera especializada

Si bien es cierto que la oferta de esquí está definida para unos meses concretos del año, la amplia capacidad de alojamiento de las áreas próximas a las estaciones y la distinta variedad de fechas permite viajar a la nieve a muy buen precio. Las compañías hoteleras, como las que se pueden encontrar en Esquiades.com, organizan sus servicios teniendo en cuenta el acceso a las pistas y aquellas que no tienen sus instalaciones a pie de pista, suelen ofrecer servicios diarios de traslado y recogida. Los horarios de las comidas también se acoplan a la jornada deportiva. La mejor elección es reservar un servicio de media pensión, con alojamiento y desayuno. La comida tiene lugar en lo alto de la montaña, durante un más que merecido descanso. Los servicios en las estaciones son muy correctos.

También es habitual disponer en los hoteles de almacenes y taquillas para guardar el material. El objetivo es adaptar su organización al principal motivo del viaje de sus huéspedes, que no es otro que el de ir a esquiar o a hacer snowboard, entre las diferentes opciones deportivas que ofrece la montaña. Además de las modalidades que requieren ejercicio físico, las estaciones ofrecen una propuesta de ocio alternativa y más exclusiva que solo es posible encontrar en los destinos de nieve. ¿Alguna vez has subido a un trineo conducido por perros? Es una experiencia única y llena de emociones, en la que los perros alaskanos dirigen los movimientos. Se llama ‘mushing’ y posiblemente los pequeños de la casa recuerdan este día el resto de su vida.

Andorra, no solo nieve

Las actividades deportivas no son las únicas que se pueden encontrar en los destinos de nieve. Muchos hoteles incluyen piscinas climatizadas y zonas de spa y sauna, un complemento que otorga un añadido de calidad y exclusividad al viaje. Tras una larga jornada deportiva, donde se pueden alcanzar temperaturas bajo cero, relajarse en aguas termales es un auténtico lujo que gusta a todo tipo de público. De hecho, hay regiones como Andorra que han tratado de diferenciarse con una sofisticada propuesta de balnearios y áreas de spa. En el Principado destaca el centro termal Caldea, uno de los más grandes de Europa, que incluye todo tipo de zonas termales con unas vistas únicas.

Andorra también marca la diferencia con una atractiva oferta lúdica, donde los pubs y restaurantes se adaptan al perfil de un visitante que busca tanto nieve como ocio nocturno. Otro de sus atractivos está en las tiendas. Muchos españoles cruzan cada año la frontera en busca de las mejores ofertas en sectores tan diversos como moda o tecnología.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: