Qué rincones no te puedes perder si viajas a Mallorca

“Será maravilloso viajar hasta Mallorca sin necesidad de tomar el barco o el avión, solo caminando en bicicleta o en auto stop”, decía la letra de la famosa canción que se popularizó en España en los años 70. Los Mismos, que así se llamaban los autores, fantaseaban con la posibilidad de que un puente uniera la isla más grande las Baleares con la Península. Un sueño para aquellos que le tengan fobia al avión o se mareen en barco, pero… ¿qué pasaría una vez en Mallorca? ¿Cómo recorrer la isla para sacar todo el rendimiento de nuestro viaje?

Mallorca es la isla más grande de España y la séptima del Mediterráneo. Con sus 3640 kilómetros cuadrados, alberga 923.000 habitantes, según los últimos datos del padrón que elabora el Instituto Nacional de Estadística. Sus encantos son múltiples: la Sierra Tramontana, sus famosas calas y playas, municipios con encanto como Deia, Sóller, Fornalutx o Pollença y, por supuesto, la capital, Palma de Mallorca.

Por su propia naturaleza, algunos de estos lugares solo son accesibles en coche. Por eso, el alquiler de vehículos es lo más habitual entre los cientos de miles de turistas que visitan la isla cada año, y múltiples empresas se dedican a este negocio. Como en todos los sectores, hay empresas más fiables que otras. Para evitar disgustos, nuestra recomendación es que para visitar todos los rincones de la isla con las máximas garantías, optes por una empresa de alquiler de vehículos con experiencia, asentadas en la isla y reconocidas en el sector, como puede ser Roig.

Alquilar un coche en Mallorca con Roig tiene la garantía de que esta empresa lleva desde 1953 operando en Mallorca. Hoy en día es líder de transporte de pasajeros por carretera en Baleares y dispone de una amplia gama de oferta de transporte: desde alquiler de vehículos particulares al alquiler de coches de lujo, pasando por el alquiler de autobuses o taxis.

Algunos lugares recomendados en Mallorca

La lista de lugares a visitar en esta preciosa isla es amplia, y si tienes facilidades para moverte en coche comprobarás que todo es bastante accesible. De hecho, Mallorca atesora una colección de impresionantes paisajes donde mar y montaña se confunden como solo puede ocurrir en una isla, pero para llegar a ellos no hay transporte público, por lo que sólo podrás disfrutarlos si dispones de un vehículo privado.

  • Nuestra primera recomendación es obvia. Si estás en Mallorca tienes que recorrer la sierra de Tramuntana, declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Aquí encontrarás rincones tan evocadores como el Torrent de Pareis, un cañón de 3 kilómetros de longitud y paredes de 200 metros de altura.

Una vez en la sierra, acércate a Puig d’Alaró, donde podrás visitar un castillo desde el que divisar la bahía de Palma al completo. Aprovechando que tienes coche, recorre la espectacular carretera de Valldemossa a Sóller, hasta llegar a los santuarios del monte de Randa, donde Ramon Llull hizo vida de eremita escondido en una cueva.

  • Otra sugerencia evidente, pero imperdible, son las famosas Cuevas del Drach. Se trata de un conjunto de cuevas naturales que forman un recorrido de 1.700 metros en el que destacan las gigantescas estalagmitas. El recorrido incluye un paseo en barca (pues la cueva está horadada e inundada por el Mediterráneo) y un concierto de música clásica. Para la historia del cine ha quedado la mítica escena de El Verdugo, de Luis García Berlanga, en esta singular ubicación. 
  • En el apartado de playas y calas que visitar, la lista podría ser interminable. Al sur de la isla está la playa de Es Trenc, un Área Natural de Especial Interés con una longitud total de 3000 metros. Otra playa muy recomendable es la Cala Estellencs, que también aloja un pequeño puerto de pescadores. Se trata de una cala estrecha, encajada entre acantilados de arcilla roja, donde desemboca en cascada el torrente de Son Fortuny.

En la Sierra de Tramontana está la cala de Sa Calobra, donde también desemboca un torrente encerrado entre dos acantilados de 200 metros de altura. En este lugar las aguas son tan cristalinas, que te recomendamos llevar un equipo de snorkel para disfrutar plenamente del Mediterráneo. Pero hay muchas más: Cala Tuent, Cala Varques, Cala Figuera o Cala Mitjana. Algunas de ellas muy accesibles, otras tan recónditas que necesitarás coche y un buen rato de caminata para llegar a ellas.

  • Si tienes coche podrás visitar algunos de los pintorescos pueblos de la isla, algunos de los cuales están entre los más bonitos de España. La lista es muy amplia, pero Benyalbufar, Valldemossa, Deià, Sóller, Fornalutx o Pollença son apuestas seguras. Todos estos pueblos rebosan encanto e inspiraron a artistas o literatos como Robert Graves, que vivió y murió en Deià.
  • Entre las visitas singulares, te recomendamos también que apuntes el Faro Formentor, en el extremo septentrional de la isla. Se trata de un faro tan famoso que ha sido inmortalizado en múltiples cuadros y poemas, y que funciona desde 1863.

Mallorca es una isla con mil atractivos y propuestas, todas al alcance de la mano si sabes bien cómo moverte.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: