La telemedicina se sitúa como un servicio clave en el sistema sanitario actual

La asistencia sanitaria es uno de los ejes sobre el que oscila nuestro nivel de calidad de vida y, como tal, resulta conveniente pararse a valorar los recursos que han nacido en plena era digital. Las nuevas tecnologías han optimizado en gran medida la accesibilidad a la medicina y queda en nuestras manos adaptarnos a estas innovaciones virtuales.

Estamos hablando de la telemedicina, un sistema que se nutre de las nuevas plataformas online para asistir a los pacientes que así lo necesiten en la distancia. Un servicio revolucionario que puede ayudar a mejorar drásticamente el cuidado cotidiano al que nos vemos adheridos.

Ventajas de la teleasistencia médica

La telemedicina comprende todas aquellas plataformas online en las que los mejores profesionales del mercado sanitario tratan a sus pacientes. Son espacios virtuales que evitan desplazamientos innecesarios, haciendo que cada doctor pueda evaluar las necesidades específicas de cada individuo para estipular así un tratamiento o, en su defecto, concertar una cita física en la clínica. El médico online DoctorGO es uno de los más destacados en la materia y nos trae todo tipo de ventajas con respecto a la asistencia tradicional, que debemos tener en cuenta.

El principal beneficio con respecto a las citas presenciales es el hecho de la inmediatez, es decir, podemos hablar con nuestro médico de cabecera o especialista a través de una videollamada, sin tener que asumir las interminables listas de espera de los principales centros de salud. Asimismo, para una atención más dinámica, estos médicos también se comunican con los pacientes mediante plataformas de chat, lo cual permite a ambas partes mantener conversaciones en cualquier momento del día. De este modo, se establece una asistencia a distancia con la que monitorizar nuestro estado de salud en favor de actuar con inmediatez.

Además de la eficiencia, cabe comentar que este sistema supone un sustancial ahorro del coste económico que asumimos por tener una visita de nuestro médico. Un hecho que vemos reflejado al no depender del transporte -tanto público como privado- para acudir al centro de salud pertinente. Así que, para disfrutar de todas estas ventajas asociadas a la telemedicina, lo más apropiado es que busques las principales plataformas online especializadas en la materia. Son muchas las opciones que tienes a tu alcance, sin embargo, no todas operan con el mismo rigor. Por eso, te aconsejamos que te quedes con aquellas que, como la anterior, se hayan ganado el prestigio en el sector.

Cómo funciona la telemedicina y qué servicios tiene

Durante el auge de la pandemia sanitaria de los dos años pasados, la telemedicina se ha posicionado como un resquicio de esperanza asistencial. Los centros de salud estaban completamente saturados y era imposible acudir a ellos en caso de así requerirse, sin embargo, estas páginas nacieron para solventar las necesidades del conjunto de la población. Ahora, con el Coronavirus ya en el espejo retrovisor, la telemedicina ha seguido mejorando y superándose día a día, demostrando que es el futuro de la asistencia sanitaria.

Para acceder a este sistema, lo único que tenemos que hacer es darnos de alta en alguna de las plataformas existentes. Una vez lo hacemos, podemos emplear tanto la página web como la app, para acceder a nuestro perfil y solicitar la cita virtual con el médico correspondiente, tan sencillo como parece. Un servicio que funciona las 24 horas, de los 365 días del año, con el que el tiempo de espera es inferior a dos minutos. Además, en caso de que así lo dictamine el médico, recibiremos una receta electrónica para comprar los medicamentos correspondientes.

Por otro lado, cabe comentar que la telemedicina comprende un gran número de especialidades sanitarias, como cardiología, dermatología, nutrición, pediatría, sexología, psicología, alergología, etc., un sinfín de áreas que se cubren de manera telemática para que cualquier individuo resuelva sus inquietudes y tenga un diagnóstico certero, a pesar de la distancia.

En consecuencia, estamos ante uno de los cambios más radicales en el mundo de la salud, que llegó a raíz de la pandemia, pero que sin duda, no se irá con la Covid-19.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: