Tipos de sistemas de navegación de los robots aspiradores

El sistema de navegación de un robot aspirador es la principal diferencia entre los productos de diferentes gamas. El mercado de los robots es muy amplio y usualmente debemos seleccionar entre gamas altas y bajas, lo cual supone muchas dudas cuando el usuario tiene poca experiencia en el tema.

Si quieres seleccionar el mejor equipo aspirador para tu hogar, es necesario que despejes todas las dudas posibles. La principal duda, normalmente, está relacionada con el sistema de navegación. En primer lugar, es necesario aclarar que los robots aspiradores baratos, los de gama baja, no poseen este sistema; solo podrás encontrar sistemas de navegación en aspiradores gama media y alta, como el Roomba 696.

¿Cuál es el aporte de un sistema de navegación?

En resumen, podemos decir que el sistema de navegación se convierte en la vista de tu robot. Es el “sentido” que le permite crear un mapa de las superficies de la habitación, de modo que pueda tener control y saber con exactitud qué zona ya ha sido limpiada, evitando incoherencias en el proceso de aspirado, dándole la cualidad de ser “inteligente”.

¿Qué tipos de sistemas de navegación existen?

Según la marca y el modelo de cada dispositivo, pueden existir diferentes tipos de sistemas de navegación basados en distintos principios. En general, lo que hacen los robots es establecer el perímetro de trabajo por medio de cámaras y láser. Otros, como los Roomba, utilizan un sistema exclusivo denominado iAdapt, basado en sensores.

Robots aspiradores

Con este último es posible que el robot adopte unas 40 conductas diferentes, tomando diferentes decisiones cada segundo. Este es uno de los sistemas de navegación más complejos que existen en la actualidad y permiten que el robot pueda alcanzar un nivel de eficiencia insuperable, eliminando la suciedad de los espacios y adaptándose a las necesidades del entorno.

¿Cómo afecta el sistema de navegación la eficiencia del robot?

Los robots de gama baja carecen de sistemas de navegación, por lo que tienen que ejecutar las tareas de limpieza a través de movimientos prefijados. Entre los patrones más comunes, encontramos el zigzag, la espiral y el seguimiento de paredes. Estos logran limpiar y pueden ser muy potentes, pero no serán completamente eficientes en todas las situaciones.

Lo que ocurre es que, al carecer de sensores y un sistema de navegación, no estarán midiendo la calidad de la limpieza que realizan, ni las dimensiones del espacio. Solo están limitados a circular siguiendo un patrón fijo y continuo, por lo que al cabo de unas horas veremos que no han logrado limpiar por completo y en profundidad los espacios.

Esto no ocurre con los robots inteligentes que incluyen un sistema de navegación. Estos logran determinar el nivel de suciedad que deben eliminar, mapean todo el espacio y, a través de sensores, consiguen saber si es necesario volver a circular por un espacio y bajo qué patrón de movimiento hacerlo para que esta vez la limpieza sea completada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: