Los cambios que ha provocado Internet en el ocio

Internet, junto a las nuevas tecnologías, ha cambiado el funcionamiento de toda la sociedad, haciendo que la comunicación entre personas sea instantánea sin importar las distancias. a mejorado las herramientas de trabajo, con tecnologías como el Big Data o la digitalización de la Industria 4.0 en las fábricas, y también ha cambiado las reglas del ocio, pudiendo acceder a una cantidad casi ilimitada de servicios e información. Podríamos pasar horas hablando sobre las mejoras que ha traído Internet a nuestras vidas, pero a continuación nos centraremos en cómo ha cambiado el ocio.

Las ventajas del ocio digital

Internet significa cambios de modelos tradicionales de entretenimiento al formato digital, es decir, ahora tenemos acceso a documentos, archivos o aplicaciones a través de equipos informáticos y móviles. Un claro ejemplo lo vemos en la prensa escrita y revistas que desde siempre se han distribuido en papel pero ahora se presentan como páginas web. Este nuevo formato presenta ventajas con respecto a los medios tradicionales, sobre todo de cara a los usuarios aunque también permiten ahorrar costes a las empresas, donde destacamos la versatilidad. El ocio digital está disponible en Internet para que sea consumido en el tiempo libre de los usuarios, con contenido que puede ser de pago o gratuito, en el caso del último, este incluye anuncios. Se trata de un servicio disponible directamente con pocos clics. Ya no es necesario salir de casa para, por ejemplo, comprar una película en DVD o Blu-ray, ahora están en Internet. Del mismo modo, llevamos el entretenimiento a todas partes, bien sea con ordenadores portátiles o teléfonos móviles, tenemos dichos servicios durante las vacaciones, viajando en metro o tomando algo con los amigos.

El formato digital significa un ahorro importante para las empresas. Ya no necesitan de materiales para sus productos, una distribución ni la necesidad de contar con tiendas físicas. Los servicios y productos se encuentran en la web y cuentan con un alcance mayor, al estar disponibles para todo el mundo. Aunque estas ventajas también significan una mayor competencia.

La evolución de los videojuegos

Los videojuegos siempre han mantenido una relación estrecha con las nuevas tecnologías al depender de esta para desarrollar una experiencia con el mayor realismo gráfico y jugable. Los juegos online llegaron hace más de dos décadas, cuando solo una minoría de usuarios utilizaba Internet. La principal mejora de los videojuegos actuales la encontramos en su distribución. Los títulos están en formato digital para consolas, con un mayor impacto de ventas que las generaciones pasadas. Incluso Sony apuesta por el mercado digital lanzando una versión de PlayStation 5 sin unidad de disco, donde su catálogo es adquirido exclusivamente por medios online. Aunque no es algo nuevo, las ventas de videojuegos en línea para PC ya superan a las físicas y los móviles tienen un mercado únicamente digital.

Por otro lado, en los últimos tiempos vemos una novedosa forma de distribución con la tecnología en la nube, una fórmula que utilizan los portales de juegos de casino online que ofrecen una gran variedad de juegos como la ruleta, slots o blackjack directamente en el navegador. Dicha tecnología nos permite utilizar programas y servicios por medio de Internet, o lo que es lo mismo, son ejecutados en servidores externos que nos mandan el resultado a nuestras pantallas directamente desde el navegador o una aplicación. Sony cuenta con el servicio PlayStation Now para sus consolas y PC, con títulos como Uncharted 4, God of War o The Last of Us. Nvidia también tiene su propio servicio llamado Geforce Now para PC y móvil, aunque en este dispositivo requiere de un mando compatible. Al contratar una suscripción mensual se podrá jugar a los juegos de su catálogo, aunque no se cumplan los requisitos hardware.

La hegemonía del streaming frente a la televisión tradicional

Streaming
Fuente: Pixabay.com

La televisión ha sido uno de los mayores medios de ocio de la historia, aunque en los últimos tiempos sufre una importante pérdida de audiencia que está migrando a servicios de streaming a la carta como Netflix, Amazon Prime Video o HBO. El mayor inconveniente de la televisión es su programación rígida que obliga a los espectadores a ver el contenido en unas horas determinadas. Los servicios en streaming permiten a los usuarios disfrutar de películas y series en sus ratos libres, con un catálogo atractivo que incluyen exclusividades en cada plataforma como House of Cards, Stranger Things, Juego de Tronos o The Boys. Además, YouTube o Twitch también han aumentado su público, ofrecen millones de horas de contenido creado por los propios usuarios. A la televisión le queda mucho que ofrecer, pero con el tiempo ira perdiendo audiencia a favor de los modelos digitales.

Sin duda, Internet ha significado experiencias de ocio más cómodas y personalizadas, aunque los nostálgicos siempre podrán optar por servicios tradicionales y productos físicos, al menos hasta que se conviertan en piezas de coleccionistas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: