Juegos clásicos adaptados al mundo virtual

Gran parte de nuestro día a día lo pasamos observando la pantalla de un dispositivo electrónico. El móvil, el televisor o el ordenador se han convertido en utensilios óptimos para disfrutar del ocio de manera digital. Esta progresiva virtualización de nuestra realidad ha provocado que muchas actividades que antes no demandaban una pantalla para llevarse a cabo, ahora sí lo barajen como opción valida. Seguidamente, queremos repasar algunos juegos clásicos que han logrado trasladarse de forma correcta al universo tecnológico. Un viaje a través de la nostalgia, donde analizaremos una serie de pasatiempos que seguramente ya habíais olvidado.

Para empezar nuestra travesía, nos ubicamos en la década de los años 60 y 70. En este período concreto empezaban a aflorar los primeros salones recreativos. Espacios donde se podía interactuar con una gran cantidad de juegos distintos y pasar un buen rato en sociedad. Uno de los reyes de los juegos de salón era el Pinball, conocido también con otros nombres castellanizados como pinbola o balompín. Básicamente, consistía en una bola y una serie de topes de madera que servían para impulsar el objeto esférico. La misión consistía en evitar que la pelota cayese entre el agujero que creaban los dos objetos fusiformes. Cuanto más tiempo se alargase el recorrido de la pelota, mayor era nuestra puntuación final.

El Pinball se ha adaptado a una gran cantidad de dispositivos y consolas, pero una de las más conocidas es la que venía preinstalada con Windows XP y Windows ME, dos sistemas operativos muy populares en los noventa. El título de esta adaptación era 3D Pinball, y seguro que muchos recordáis su estética espacial y el astronauta retrofuturista que lo protagonizaba.

Como tantos otros sectores, el del casino también ha tenido que afrontar una progresiva digitalización. Hoy en día es habitual encontrar las actividades arquetípicas de los casinos -como son el juego de la ruleta Casiopea, las actividades basadas en naipes o las tragamonedas- simplemente navegando por internet. También se pueden disfrutar con reglas modificadas o variaciones estéticas que serían inviables en un casino físico.

Y si citamos los juegos de cartas, uno de los más populares es el Solitario. De la misma forma que hemos hecho referencia al juego de Pinball, Windows también ofrecía la posibilidad de jugar a este pasatiempo simplemente instalando su sistema operativo. La primera vez que se ofreció a los usuarios de forma gratuita fue en 1990, con la versión Windows 3.0, pero fue creado en 1989 por la diseñadora gráfica estadounidense Susan Kare. Curiosamente, entre la infinidad de programas útiles que se encuentran publicados para Windows, este fue uno de los más recordados.

Otra de las otras revoluciones tecnológicas que hemos vivido en los últimos años ha sido la consolidación de las tabletas táctiles. Dispositivos que tienen mayor envergadura que la de los dispositivos móviles, y que se ubican en cuanto a capacidades técnicas entre un ordenador y un teléfono inteligente. El boom de este tipo de productos obligó a que los programadores teorizasen con estrategias de todo tipo para exprimir su potencial. A medida que pasaban los años, se fueron publicando aplicaciones más y más sofisticadas, pero una de las que más triunfó era un invitado inesperado: el Parchís.

Se trata de un juego muy popular en los territorios de habla hispana, cuyo origen se ubica en la India en el siglo XVI. Seguro que habréis visto su colorido tablero en más de una ocasión. Y es bastante seguro afirmar que también habréis disputado alguna que otra partida. La facilidad de practicarlo y su bajo nivel de dificultad han provocado que su adaptación virtual triunfe. Fue también tendencia entre la plantilla del primer equipo del FC Barcelona. Cuando en el equipo todavía convivían Messi, Luis Suárez y Neymar, era una práctica habitual en los desplazamientos. La capacidad de influencia que tienen los deportistas de élite ayudó a que la aplicación también se popularizara de manera fulgurante.

¿Cuál será el próximo juego de mesa con contar con una adaptación virtual? A veces las fórmulas más sencillas son las que acaban triunfando en un mundo cada vez más técnico y digitalizado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: